Moncloba, Director Regional de la Escuela de Árbitros

Por
Actualizado: marzo 29, 2018

Dentro de la excelente actualidad en la Escuela de Árbitros de FeBAMBA, cuyo director es Carlos Presas, emergen varios factores para ello. Por esa razón, Prensa charló con Sebastián Moncloba, Director Regional de la misma, quien vertió varios conceptos relacionados al crecimiento en calidad y cantidad, y los objetivos inmediatos y a mediano plazo de ella, buscando ante todo, la excelencia arbitral.

“Con Carlos trabajamos en conjunto, y al momento de nombrarlo a nivel CABB, pedí que él fuera co-director; básicamente, que todas las decisiones para el progreso de los árbitros, pase por nosotros dos”, comenta Sebastián en un alto de su trabajo. Se le pide explayarse sobre las funciones que realiza como Director Regional.

“Implica aprobar y llevar a cabo las oportunidades hacia los árbitros; al tener nexo directo dentro de la federación, es mucho más fácil, porque el trabajo es continuo y constante. En síntesis, soy la persona que da licencias a dirigir a más nivel, sea CABB o AdC, en cualquiera de sus categorías, tanto en lo referido a lo arbitral como comisionado técnico. A su vez, me desempeño en el área de denominaciones en FeBAMBA, tanto en la rama masculina como femenina. Esto llevó a que la Escuela tenga un orden, para así poder trabajar mejor; que cada árbitro tenga lo que le corresponda, según el esfuerzo, las ganas y mejoras mostradas”, afirma Moncloba.

Desde esa perspectiva, comenta el horizonte positivo de la Escuela, principalmente hacia quienes son los responsables de dirigir los partidos en la amplia gama de competencias dentro de FeBAMBA.

“Allí dentro, se crea el área de capacitación, de manera constante, cada lunes, con cinco grupos numerosos. Se dan clases en el aula ubicada aledaña al garage de la Federación; cada uno de ellos tiene una hora de capacitación. Se filman árbitros, se dan devoluciones de video, con aciertos y desaciertos. Esas mismas devoluciones son bajadas al grupo, sin el menor ánimo de castigar a alguien, sino como forma metodológica de aprendizaje. Se hace de modo lineal al grupo, para poder obtener una misma óptica acerca de situaciones específicas. Justamente, hablando de orden, quienes no asisten a dichas capacitaciones, no tienen partidos en el superior. También influye en las variables en cuanto a ascenso y descenso en las categorías de los jueces; y a partir de eso es un feedback sobre quienes merecen una oportunidad y quienes no”, puntualiza.

La Escuela tiene en la actualidad más de 200 árbitros, y su expansión requiere de la incorporación de otras personas idóneas para poder enseñar.

“El año pasado incorporamos a Dora Rodríguez, árbitro FIBA que se retiró, en 2017 se hizo una ceremonia en Obras, donde se le entregó una camiseta conmemorativa a su retiro. Ella está a cargo de toda la rama femenina dentro de la Escuela. La misma está compuesta por aproximadamente treinta mujeres; trabajamos durísimo con ellas, hicimos campus de perfeccionamiento, en la búsqueda de poder presentar árbitros capacitados”, expresa.

Junto a todo lo expresado, también incorporaron personal especializado en edición de videos, quienes van a filmar partido tras partido. También se sumó Leonardo Zalazar, quien tiene el enorme halago de ser el único instructor FIBA en Argentina. Junto a Moncloba, son parte del colegio profesional de la AdC.

Sebastián es Licenciado en Educación Física, y eso lo habilita para trabajar también en el Departamento Físico de la Asociación de Clubes. Responde cuando se lo consulta sobre las razones de este momento de expansión notable en la Escuela de Árbitros.

“En primer lugar, confío y creo que ven el trabajo serio que se está haciendo; el mismo viene de la cantidad de oportunidades dada a todo el mundo. Hay varias chicas que trabajaron en competencia CABB, sea en formativas como selecciones. En U13 trabajamos con jóvenes muy nuevos, y lo hicieron realmente bien; en la Liga de Desarrollo otros jóvenes con mucha proyección. Con esta realidad de la Escuela FeBAMBA, llegamos a que en la Liga Nacional debuten tres mujeres (Karina Bacarelli, Micaela Prado y Noelia Díaz), y eso es el resultado que más allá del trabajo, también es una interesante salida laboral. Lo bueno de eso, se los puede exigir como tal y de allí también nos permite ir perfeccionándonos en todas las áreas”, señala.

Finalmente, se le pregunta ante tamaña cantidad de competencia interna, y las designaciones mencionadas, cuál sería el número ideal de árbitros asistiendo a la Escuela.

“Lo ideal para trabajar con un poco más de margen que a veces asoma con desestimaciones por razones de trabajo o estudio, u otros factores, serían unos trescientos árbitros. Principalmente para los sábados y domingos, donde está el fuerte de competencia, con las formativas, primeras femeninas y Flex, son un número importante de cotejos. Con esa cantidad, estaríamos trabajando mejor. Aparte, quienes están, deberían crecer más”.

Sebastián Moncloba, Director Regional de la Escuela de Árbitros de FeBAMBA.  Y uno de los responsables en que la misma esté en un momento de expansión, progreso y crecimiento.