Cuna de entrenadores en el área metropolitana

Por
Actualizado: abril 3, 2017
ponissi

Agustín Ponissi es uno de los tantos entrenadores nacidos y fogueados en FeBAMBA que actualmente están trabajando en el Interior del país, ya que se encuentra al frente de Atlético de 9 de Julio en la provincia de Buenos Aires.

Su carrera se inició hace unos años en Obras Basket, Club Teléfonos de Buenos Aires y su último paso en Náutico de Buchardo le permitió dar el salto cuando su representante, Juan Gutiérrez, le acercó el ofrecimiento.

“Yo trabajo junto con Juan Gutiérrez, él me representa, la oferta me llegó desde un colega pero fue él quién me recomendó y me ayudó a poder hacer llegar mi proyecto al club. Que luego me entrevistó, me contaron sus objetivos y por suerte pudimos empezar a trabajar juntos”, contó.

-¿Y qué fue lo que se sedujo de mudarte lejos de tu ciudad para probar en este proyecto?
-En primer lugar el club y el proyecto, estoy trabajando en un club muy lindo con muy buena gente y que comparte mis valores tanto dentro como fuera de la cancha. En segunda medida venía trabajando en capital hace un tiempo pero quería conocer otros horizontes del deporte, el interior tiene un sabor diferente tiene una competencia distinta y una formación muy interesante para aprender y disfrutar. En el aspecto personal mudarme a una ciudad mas tranquila sin la locura y la vorágine de la gran capital me parecía una buena decisión.

-¿Qué consejos te dio el Pipa, siendo de la ciudad?

-Que lo disfrute, porque este es un paso importante en mi carrera. Era lo que veníamos buscando y al ser un club tan cercano a él me pudo dar consejos con conocimiento de la realidad. Sobre la ciudad me dijo que iba a estar muy cuidado, rodeado de gente que nunca me iba a dejar solo ni me iba a hacer sentir solo. Algo muy importante para mí ya que tengo una familia muy cercana que me acompaña en mi carrera desde chico y la verdad es que se cumple todo lo que me dijo, las familias del club me cuidan mucho, están muy pendientes a que no me sienta solo, respetan si en algún momento me siento mal o necesito estar solo. Pero la verdad nunca me sentí lejos de mi casa ni de mi familia.

-¿Cómo han sido los primeros días de adaptación allá?

-Por suerte con mucho trabajo, viviendo en la ciudad llevo algunas semanas por lo tanto estoy viviendo aún la adaptación. Pero como está repleta de básquet, entrenamientos, partidos, proyectos, ideas y demás me mantengo muy ocupado con todo eso y la adaptación es más fácil. Estoy feliz, en mi casa nueva, en mi club nuevo, con el proyecto que estamos empezando, con los equipos que me tocan dirigir y con los que me toca colaborar.

-¿Qué diferencias notás con el básquetbol en Capital y el Gran Buenos Aires?

-Conozco poco todavía sobre el básquet de la región. En lo poco que conozco puedo analizar que al ser menos equipos los que compiten uno llega a conocerse mucho más entre los jugadores y los entrenadores, por lo tanto hay mucho más análisis y estudio previo a cada encuentro. Los jugadores tienen otra formación, juegan mucho más tiempo al básquet pasan mas horas en el club por una razón lógica y eso repercute directamente en su formación y desarrollo. Un punto a favor es que los equipos deben viajar bastante cuando juegan de visitante por lo tanto vivimos muchas situaciones que unen al grupo a diferencia de los equipos de capital que normalmente viajan poco y lo hacen cada uno por su lado.

-Y la convivencia diaria de los chicos, que tienen otros tiempos y distancias…

-Acá los chicos tienen otros tiempos diferentes a los de capital. Se mueven mucho solos, en bici o caminando. Tienen más facilidad a poder acercarse al club si nosotros organizamos entrenamientos o actividades. En capital los chicos por cuestiones de seguridad no se mueven solos, esto conlleva tener que organizar los horarios de los chicos y los padres. Eso es un punto muy importante. Aparte, aquellos que no tienen mucha carga horaria escolar pasan mucho de su tiempo libre en el club, tienen un laso mucho más fuerte con su club. Lo importante, donde está nuestro desafío, es brindarle a los chicos contenidos interesantes para que ellos se sientan atraídos por el deporte para ocupar todo su tiempo en el club con básquet.