Juan Ignacio González analizó el sexto puesto de la U19

Por
Actualizado: agosto 25, 2017
U19-Cordoba2017

Después de dos años se volvió a disputar el Argentino U19, un torneo atractivo para ver a aquellas promesas que están cerca de dar el paso hacía el ámbito profesional, componiendo una competencia tan dura como pareja en todos los seleccionados.

FeBAMBA culminó el certamen en el sexta colocación y si bien no es la perfomance que se venía a buscar desde lo numérico, según Juan Ignacio González “el balance es positivo, ya que llevamos seis jugadores de primer año y se pudo conformar un buen un grupo humano, sabemos que hay que seguir trabajando y pienso que retocando algunos detalles podemos aspirar a llegar más arriba”.

Sin utilizar esa falta de “detalles” como excusa para los resultados finales del último certamen, González hizo referencia a cuales son esas pequeñas cosas para ajustar buscando un mejor rendimiento en los seleccionados capitalinos.

“Una de las cuestiones sería poder tener a los doce jugadores mucho antes de los que los tuvimos, nosotros iniciamos un proceso de dos meses, de los cuales con el plantel definido trabajamos diez días. Pienso que tal vez eso nos ayude a conocernos mucho más, poner más claras las reglas tácticas de equipo, creo son pequeñas cosas que pueden ayudar a diagramar mejor el trabajo previo”, argumentó.

Viendo en retrospectiva el nivel de juego presentado por FeBAMBA en el Argentino, donde finalizó con un record de tres triunfos y tres derrotas, el actual entrenador de Porteño sostuvo que “al equipo le faltó fluídez, no encontramos el volumen de juego que logramos en los amistosos que jugamos antes de la competencia”.

Luego de cumplir el primer objetivo de pasar el primer corte del torneo, la derrota ante el campeón Santa Fe, obligó a FeBAMBA a tener que medirse con el local, Córdoba.

La eliminación del equipo porteño tuvo un resultado con una diferencia mentirosa a lo que fue el juego. “Ante Córdoba tuvimos un buen primer tiempo, cumpliendo nuestro plan de juego, paramos bien a sus principales anotadores, pero sufrimos mucho la lesión de Tomi (Cavallero), sobre todo en ofensiva quedándonos sin gol. En el último cuarto ellos nos quebraron con los contragolpes y una vez que la ventaja se hizo más de diez se hizo muy complicado volver a emparejarlo”, describió.

Siempre además de un balance deportivo, en cuanto al rendimiento y competencia de los chicos, también se evalúa la parte humana, junto con el compromiso y comportamiento para afrontar este tipo de campeonatos con el día a día como delegación. Desde el costado grupal y también personal, Juan Ignacio manifestó: “Este es mi cuarto año como entrenador principal de la U19 y mi segundo certamen después del de 2014. La verdad que este año me tocó un grupo fantástico, parecido al de dos años atrás, un plantel muy respetuoso de las reglas de convivencias a nivel grupal. Fue una lástima que no hayamos podido cerrar esta buena experiencia con un podio, ya que el grupo fue formidable con mucha unión y nos hubiese encantado haber llegado más arriba”.