Italiano tiene un gran plantel de monitores

Por
Actualizado: octubre 4, 2017
Italiano

Los monitores ocupan lugares y roles trascendentes en la vida de los clubes, como es la colaboración con los entrenadores de otras categorías, ayuda a los chicos de menor edad y al mismo tiempo aprenden de básquetbol y fomentan el sentido de pertenencia.

Este es el caso del Club Italiano, que cuenta con Guido Perotti, Julián Ayala, Sebastián García Santa Crocce, Octavio Moyano, Matías Macarrone, Agustín Orellano, Javier Lagomarsino, en sus correspondientes planteles, todos bajo la coordinación de Matías Motous.

“Decidí ser monitor porque el club me ayudó a mí y quise retribuirle de alguna manera. Además me parece interesante el rol que ocupamos”, contó Santa Crocce, quien está junto con Lagomarsino en la U-19.

“Me metí en este rol hace 2 años porque pensé que iba a disfrutar trabajar con los chicos, y la verdad es que estaba en lo cierto. Además de disfrutarlo iba a darme la experiencia de colaborar con la formación chicos”, coincidió su compañero.

“Mi objetivo para el futuro es ser profesor de educación física y entrenador de básquetbol. Ahora estoy haciendo el nivel 1 de eneba y voy a hacer el profesorado de educación física, y estoy muy seguro de que el ser monitor me impulso a tomar este camino para el futuro”, detalló Lagomarsino.

Por su lado, Macarrone, que está con los U-13, sostuvo que siente que “ayuda” al profesor de esta manera y que le gusta “mucho” ver cómo evolucionan los nenes.

“El club italiano representa algo muy grande en mi vida, es más que el día a día, estoy 4 veces a la semana muchas horas por día. Estoy muy agradecido por siempre hacerme sentir cómodo y que me hayan abierto las puertas y que me hayan hecho crecer dentro y fuera de la cancha”, comentó en concordancia con el resto de los monitores.

Además, Perotti, actualmente juega en el U-17 y colabora en el Mini, contó: “Me siento muy bien  en este rol como monitor, ya que en este momento es lo que más me gusta hacer. Me siento muy cómodo y feliz tanto cuando hago la planilla como cuando a veces hago de árbitro porque tengo que remplazar a alguien que no pudo ir, me siento muy bien en todas las posiciones de trabajo”.

“Este club es mi segunda casa: es un lugar lleno de gente muy buena que siempre te quieren para bien y te ayudan en momentos malos, siempre intento de estar ahí para poder mejorar y para poder estar en un lugar que a mi me gusta y estar cuando yo quiero”, cerró Perotti.