GEVP pasó un año de ensueño en el U15

Por
Actualizado: diciembre 26, 2017

El entrenador del U-15 de Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque, Carlos Bacchini, valoró el campeonato conseguido en el Top 20 por sus dirigidos y destacó que son amigos “dentro y fuera de la cancha”.

“Lo primero a destacar de este grupo es que son amigos dentro y fuera de la cancha. Son compañeros, aman el básquetbol y son buenas personas que es en definitiva lo que buscamos en ellos más allá de un resultado deportivo”, analizó el director técnico.

“La realidad es que nunca nos planteamos como objetivo el campeonato, y tampoco hubo bajada de línea desde la Comisión del club.Fue algo que se fue dando en el día a día desde la pretemporada, y cuando arranco el año y podíamos plasmar los fines de semana lo que se trabajaba de lunes a viernes empezamos a preguntarnos si estábamos para pelearle a los cucos del torneo, que eran Lanús y Los Indios”, detalló.

Además, Bacchini recordó: “Nos habíamos planteado como objetivo el Argentino de Clubes, y perder el cruce con Lanús fue un golpe durísimo para el grupo. De hecho costo 4 o 5 partidos volver a ser el mismo equipo(no en los resultados, sino en la forma de juego y la motivación). Creo que ese fue el gran motor para los play-off. Y verlos tan metidos a los chicos te hacía pensar que se podía”.

“La realidad es que no se trabaja en el día a día para obtener un campeonato, sino habría un ganador y cientos de perdedores y a esta edad muchas veces pasa a segundo plano el resultado. Se trabaja en formar al jugador y a la persona”, aseguró.

Al mismo tiempo, el DT analizó que los jóvenes están en una edad que sufren “muchos cambios” porque el colegio se empieza a poner “difícil” y es un desafío.

“Hacerlos entender que tienen que estudiar todo el año y no sólo en diciembre, que la parte física es tan importante como el entrenamiento en cancha. Y en estos aspectos es muy importante la educación que traigan los chicos de la casa, si los padres colaboran con estos ítems es todo mucho más fácil”, afirmó.

Bacchini, que se hizo cargo este año de la categoría, sostuvo que el cambio más fuerte que vio pasó por el nivel de “maduración” de los suyos y que se “autosuperan” constantemente.

“Los objetivos que nos planteamos ahora son los mismos que nos planteamos a principio de 2017, un resultado deportivo no va a cambiar nuestra forma de planificar, trabajar o proyectar. Estos chicos aunque no hubiesen ganado el sábado para nosotros ya eran campeones”, concluyó.