Monte Grande renueva su apuesta en el Flex

Por
Actualizado: abril 17, 2018

Volver a sentir el básquet en el Flex podría ser el título de la nota,  porque como en muchas de las historias de la categoría informal de FeBAMBA, Monte Grande se suma a la modalidad de grupo de amigos organizados y entusiasmados por volver a sentir el fuego sagrado de la competencia. El elenco de la conferencia sur modificó su postura de jugar el torneo con chicos de las formativas para darle espacio a un grupo de jugadores surgidos en las entrañas de la institución y hoy, en otro contexto, volverán a lucir con orgullo la casaca negra y roja.

Pablo Asmus es uno de los que se encarga de darle forma a este deseo de volver a juntarse los amigos en una cancha de básquet con competencia oficial y dejar a un lado los “picaditos” en una cancha pública al aire libre en una placita de Ezeiza.

“Nuestra historia comenzó con partidos en una plaza, somos todos ex jugadores del club que desde hace un año y medio nos veníamos juntando para jugar y pasar el rato jugando al básquet un deporte que amamos desde chicos. La juntada para el ‘picadito’ semanal hizo que nos picara el bichito de volver a jugar y así fue como empezamos a darle forma a esta idea de retornar”, comentó Pablo.

“Todos nos conocemos del club desde muy chicos, algunos con más diferencia de edad que otros, pero todos nos formamos ahí y a partir de eso llevamos la propuesta de ver si nos podíamos presentar en el Flex representando a Monte Grande y la verdad que del club tuvimos las puertas abiertas, nos dieron un lugar bárbaro y hasta decidieron contratar un entrenador, Guillermo González, quien nos dirigió a todos en nuestro años de inferiores en la institución”, agregó.

Con el retorno confirmado para los Monte Grande “retros”, en los tiempos modernos un grupo de chat por el teléfono móvil suele ser un eje de charla para coordinar encuentros y también comentar cuestiones del equipo entre otras cosas. Con el inicio de la competencia a la vuelta de la esquina, Asmus no dudó en admitir que la ansiedad está bien marcada en muchos de los comentarios del grupo, con las ganas de saltar a la cancha a flor de piel:”Estamos todos un poco ansiosos, más que nada para para ver contra quien vamos a jugar, la verdad que hay muchos que no se imaginaban volver a pisar una cancha de manera oficial. Vamos a pasar de jugar un ‘partidito’ de potrero en una cancha pública a jugar con tablero, árbitros y todo lo que conlleva un torneo de la Federación. Muchos de nosotros hoy somos padres y también estamos contentos por poder tener esa sensación linda de que nuestro hijos nos vean jugar”.

A pesar de tener una génesis desde el basquet de recreación en los últimos años, Asmus advierte que para la ocasión el equipo está trabajando a conciencia, tomándolo con mucha seriedad para competir de la mejor manera y ser lo más responsables posibles.

“Le estamos dando una seriedad importante a este proyecto, estamos entrenando mucho dividiendo el tiempo entre básquet y físico. Estamos haciendo un trabajo de base para poder aguantar los partidos, hay muchos de nosotros que hace mucho no competimos, por eso tratamos de darle duro a las prácticas para poder estar en ritmo de juego”, destacó sobre la preparación del plantel.

“El compromiso es total, contamos con jugadores que nacieron en Monte Grande y por cuestiones laborales o de la vida se fueron a vivir a capital. No obstante eso no les impide hacer el esfuerzo de venir a entrenar a pesar del viaje largo en trasporte público, la verdad que hay un responsabilidad de parte de todos para que además de pasarla bien juntos, también podamos competir contra quien nos toque”, expresó Asmus.

Con objetivos claros y una determinación animada por la amistad, Monte Grande ya tiene listo a su equipo Flex para salir a dar batalla cada fin de semana en el Flex, donde la pasión es inoxidable para todos.