Mateo Marziali, refuerzo de AFALP en la Liga Metropolitana

Por
Actualizado: mayo 10, 2018

Con el comienzo de una nueva edición de la Liga Metropolitana, uno de los clubes que la disputa nuevamente es AFALP. El conjunto de Ciudad Jardín consiguió el pasaporte, tras haberse consagrado campeón en la Liga Sub 23 del 2017.

Ahora, con su tercera presentación, el “Verde” arma un equipo joven, con ganas de ser protagonista, y sobre todo, darle rodaje de competencia profesional a varios jugadores de su cantera. El domingo debutó como local ante Náutico Hacoaj, y en un cotejo parejo, la visita supo usufructuar su mayor experiencia en los minutos finales, y quedarse con el triunfo. Para los dirigidos por Javier Fonteiriz, entre los varios debuts estuvo Mateo Marziali, el oriundo de Rojas, quien tras hacer parte de sus formativas en Obras, comenzó un periplo por varios equipos, entre los cuales estuvo Los Indios de Moreno, en el Torneo Federal que aún se disputa en instancias de playoffs.

“Al no llegar todavía todos los refuerzos, sobre todo los interiores, hizo que en la pintura jugáramos Charly (Sczacola) y yo, que no somos cinco; ni siquiera soy cuatro, pero no tengo problemas en hacerlo. Aunque al no estar los grandes que deben llegar, debimos buscar la forma para poder jugar. Lalo me preguntó si podía hacerlo y le dije que no tenía problemas y probé. Ellos tienen gente grande, y para contenerlos, nos cargamos rápido de faltas; el partido fue peleado hasta restando dos minutos, cuando se les abrió el aro con dos triples consecutivos del base. Hasta ese instante era un encuentro para cualquiera de los dos”, comenta el Colorado, en el mediodía siguiente a su presentación con la camiseta de AFALP

Al respecto, comenta sobre sus sensaciones al disputar su primer partido en esta Liga Metropolitana.

“Me sentí cómodo con los chicos, estamos entrenando bien, tenemos ganas; pero como te dije, nos está faltando la llegada de un poste, para tener más equilibrio tanto en ataque como defensa. Porque tanto Charly como yo no somos de jugar posteados; pero estoy cómodo, desde el primer día y a pesar del resultado, contento por haber jugado el partido”.

Al momento de saber como se dio su llegada al club, expresa:

“Se dio por mi representante (Juan Gutiérrez), quien me lo consiguió; yo no le dije nada porque soy de Rojas, y estaba viendo si me quedaba en Capital Federal o no. Al quedarme, me contó de la propuesta, dije que sí; mas que nada me llamó la atención  el torneo, porque es muy competitivo, donde bajan grandes jugadores a disputarlo. El año pasado, el Final Four fue con cuatro equipos tremendos, y en este hay otros muy fuertes, con excelentes jugadores. Entonces, me llamó las ganas de pertenecer a esa competencia: además, si te ponés a ver la conformación de nuestro equipó, salvo Charly, el resto somos todos pibes menores a los veinticinco años. Y eso me gustó también, poder afrontar un torneo e estas características con un grupo de mi misma edad”.

Hasta hace pocas semanas, jugó el Torneo Federal para Los Indios, y en el mismo tuvo un rendimiento parejo. En el primer cruce de playoffs se midieron ante Estudiantil Porteño, cayendo 3-0 pero en dos de ellos pudiendo tranquilamente haber ganado.

“Con Los Indios era el primer Federal mío, y es un torneo increíble, muy físico, muy competitivo, donde cualquiera le gana a cualquiera. Seguramente podríamos haber llegado un poco más arriba; creo que algo malo que nos pasó, es haber estado clasificados cuatro fechas antes a los playoffs. Y algo nos relajamos mentalmente; sin querer, pero eso nos llevó a pelear contra el cuarto. Aún así, perdimos el primero por cuatro, y el tercero por uno; pudo haber sido para cualquiera. En lo personal, estuve cómodo, el equipo me dio confianza, y el grupo fuera de la cancha era espectacular. El saldo de mi paso por Los Indios lo considero muy positivo para mi”, afirma.

Mateo comenzó a jugar al básquet a los cuatro años en el Sportivo, único club de Rojas. Y estuvo allí hasta los quince años, cuando recaló en Obras.

“Jugábamos en la Liga Pergaminense; a los quince años, Marcelo Travnik, quien estaba como efe de canteras en Obras, me llama y ofrece ir allí. Voy, me quedo cuatro días, y luego me dijeron si quería pertenecer a sus formativas. Acepté y fui a vivir a la casa que Obras tiene para los reclutados; viví entre otros con Pepo Barral, Tommy Zanzotera, Martín Gareis, entre otros. Así fue mi llegada al básquet metropolitano, Con Sportivo Rojas jugamos un Argentino de Clubes, algo totalmente impensado para nosotros, y ahí creo que Marcelo me vio, además de haber integrado la selección sub 15 de Buenos Aires”.

Marziali tomó la decisión de viajar a Capital Federal junto a su familia (papá Guillermo, mamá Marisa y su hermano Guido), porque el cambio de pasar desde un lugar con 20.000 habitantes a otro con varios millones. Al principio me costó un poco, pero los chicos con quienes comencé a vivir me ayudaron e hicieron sentir un hermano de ellos, se me hizo llevadero”, señala.

Tras cuatro años en Obras, pasó por Platense, Gimnasia de Pergamino, San Jorge de Santa Fe, Los Indios y su actual arribo en AFALP. Vive en Palermo, en un departamento propiedad de su abuelo. Junto a sus tías, lo acompañan a todos los partidos.

“También están mis amigos, quienes también me acompañan y siempre mandan mensajes. Estoy estudiando la carrera de Martillero y Corredor Público; la hago en la Siglo XXI, porque es a distancia. Entonces, en caso que deba irme al interior a jugar, no me atranque de cierta forma la carrera. Estoy en el último año y espero al final de este poder recibirme y tener un título”, añade.

Se le pregunta si el estudiar dicha carrera compete a cierto mandato familiar o es algo que le atrajo por su cuenta.

“Siempre me gustaron los asuntos referidos a los negocios, la compra y la venta. Y bueno, me incliné por este lado y luego veré si en futuro trabajo de esto o estudio otra cosa. Pero lo hice pensando en el futuro, porque siempre quise tener un título y la posibilidad de poder trabajar”, confiesa de manera sabia a pesar de su corta edad.

Llegado a AFALP, en un equipo joven y con rivales de jerarquía, la pregunta final es acerca de los objetivos planteados a modo personal y colectivo.

“Yo siempre juego a ganar, si fuese distinto me quedo en casa estudiando. No me gusta perder ni a la bolita, por lo que trataremos de dar lo mejor, quedar lo más arriba posible y la idea es estar en el Final Four.  Después veremos donde quedamos, y de hecho, la competencia nos pondrá de acuerdo a nuestra producción. Para llegar a los objetivos, nos queda entrenar cada día. Desde lo personal, lo tomo para seguir jugando, medirme ante grandes jugadores, y sobre todo, seguir en ritmo y no frenar”, responde.

Mateo Marziali, una de las buenas incorporaciones con las cuales AFALP buscará mejorar la posición de las ediciones anteriores.

FOTOGRAFÍA: Romina Paula para Prensa AFALP