Otra edición de lujo para la Liga Nacional Femenina

Por
Actualizado: mayo 14, 2018

Concluyó la Liga Nacional Femenina con el título para Quimsa de Santiago del Estero al ganarle por 75-74 a Obras Basket en tiempo extra. Las goleadoras fueron la venezolana Ivaney Márquez con 20 puntos para el local, mientras que Andrea Boquete aportó 30 en el conjunto del área metropolitana.

Nuevamente el “Templo del Rock” se vistió de gala para la rama femenina. Un gran esfuerzo de los ochos equipos depositó a Berazategui y Obras Basket, ambos clubes representando a la AFMB, junto a Las Heras de Mendoza y Quimsa.

El marco de la federalización en la Liga Nacional quedó demostrado con la participación de los equipos del interior de la Argentina. En esta ocasión, el conjunto santiagueño se quedó con la competencia que organiza la Asociación de Clubes.

Su entrenador Mauricio Pedemonte tiene una historia particular con el mítico estadio de Obras. En 2006 obtuvo el ascenso con Quimsa a la Liga Nacional como jugador, desde aquel 2 de mayo pasaron 12 años para que vuelva a festejar en el mismo lugar.

“Las finales hay que jugarlas y olvidarte de lo que pasó. En ese momento, las chicas que juegan se multiplican para reemplazar a los elementos que faltan”, asegura Pedemonte. Y agrega: “Esto es impensado para Quimsa. Hace dos años no había básquetbol femenino en la provincia. Con mucha predisposición de los dirigentes se apoyó este proyecto de Liga y hoy nos encuentra demasiados felices”.

Gerardo Montenegro (Presidente de Quimsa) y Sebastián Bilancieri (Director de la Liga Femenina).

Su equipo estuvo a la altura de una competencia que marcó el rumbo para el básquetbol femenino. “Realmente quiero felicitar a los ocho equipos porque le dan un crecimiento enorme a la Liga Nacional Femenina que está naciendo”, reconoce. “Es un merecido premio para el equipo que se mantuvo como número uno de la fase regular. Hay mucha corazón y entrega de todas las chicas. Se han unido entre ellas, todas comprendieron su rol y quedó demostrado en la final”.

Por su parte, la experimentada Andrea Boquete asimila la derrota en la final marcando un saldo positivo para el proyecto femenino de Obras Basket. “Hubo un gran trabajo de las juveniles aunque se notó la ausencia de Macarena (Rosset), tampoco me quiero excusar en eso. Esto sigue, hay revancha pronto en la próxima edición de la Liga”.

Asume que la irregularidad ha sido generalizada durante el torneo para todos los equipos. “A todos les costó bastante porque se dieron resultados sorpresivos. Nos tenemos que ir contentas porque tuvimos una gran final. Le tocó a Quimsa, hay que aceptarlo y seguir”, asegura Boquete.

FOTOGRAFÍAS: Fernando Sánchez – Prensa Obras Basket