Ramos Mejía remodela su cancha

Por
Actualizado: junio 8, 2018

Ramos Mejía decidió encarar varias remodelaciones en su cancha, buscando una pronta presentación de un escenario acorde a las exigencias de la Liga Argentina, certamen al que accedió por haberse consagrado campeón del Torneo Federal, edición 2016/17. Algunos factores determinaron que la Asociación de Clubes (AdC) le reservara el cupo en el segundo escalón del básquet nacional, y desde ese entonces, se abocaron a las modificaciones edilicias, con la esperanza de poder tener el aval a partir de esta próxima temporada.

En varias etapas, la primera incluyó la iluminación y pintura. Con respecto a la luz, se cambiaron todos los cables y es una obra ya terminada, con sistema led, que influirán de manera favorable en los costos. También se modificó el acceso del público visitante, el cual será por el pasillo central, reestrenado el viernes 25 de mayo, cuando desde la mañana hasta la noche hubo actividad, sea con el Sípermini, la Primera de la Conferencia Oeste y al cierre, el encuentro por la Liga Metropolitana. Por el lado del local, el ingreso será a un costado de los vestuarios de mujeres.

Actualmente, hay una segunda etapa, y es la remodelación completa de los vestuarios; los mismos serán realmente una de las atracciones del Rancho Garden, y hasta el momento se decidió preservar sus imágenes hasta el instante en que estén plenamente terminados. Por el momento están en un ochenta por ciento, y constan de un sector para los árbitros, y dos para cada uno de los equipos. Junto a ellos, la utilería y una sala de contrastes. Los tres vestuarios, además, dispondrán de aire acondicionado.

La dirigencia consiguió a través de gestiones, que el Municipio de Morón le otorgara subsidios para las obras; los vestuarios están en fase de terminarlos, y se espera para ello los días finales del mes en curso, o en los primeros de julio. Dicho subsidio está englobado dentro de un plan llamado “Fondo de Fortalecimiento”, hacia los clubes de la municipalidad, y en el caso de Ramos se venía dilatando. Indudablemente, la visibilidad que le dio su participación en el Torneo Federal, con la posterior consagración, ayudó para que las autoridades locales vieran el trabajo y esfuerzo realizado, y decidieran expander el subsidio. Incluso, en la fiesta del campeón, cuando el “Rancho” festejó el campeonato, estuvo presente el Subsecretario de Deportes.

Como etapa final, y en pleno proceso de trabajos, son las nuevas tribunas, las cuales Ramos Mejía espera poder tener el aval en cuanto a la capacidad, y así tener la autorización para poder jugar en su casa las fases regulares de la Liga Argentina.Hasta el momento, luego de ser desmontadas las tribunas anteriores, y fueron reemplazadas por sillas, en tres hileras horizontales. Mientras se decide el diseño nuevo, se sabe que la idea es tener una capacidad de trescientas personas, divididas en plateas  populares. Si bien no hay un plazo determinado para su inauguración, las fechas señalan que sea antes del inicio del torneo, ya teniendo el aval de la AdC para poder jugar allí.

Otro espacio de cambios fue la mesa de control, diseñada para poseer el espacio necesario de los operadores técnicos, estadistas y oficiales de mesa, y cumplir así los requerimientos indispensables. El sistema de sonido será el mismo presentado ya desde el Torneo Prefederal donde se consagraron campeones, pero distribuido de una manera óptima, que permita llegar a todos los sectores de la cancha.

Como dato importante, cabe destacar que se reestructuró la dirigencia, siendo Nicolás Martani el presidente, Alejo Castiñeiras como vicepresidente, Leandro Cáceres secretario, y Germán García, tesorero. Una presidencia joven, donde ninguno de los mencionados supera los 40 años.

Justamente, desde dicho entorno y gente plenamente ligada a la entidad de la calle Echeverría, esperan una vez llegado el momento, tener la autorización para poder sumarse a la Liga Argentina. No descartan que en ese instante, les digan que las refacciones no alcanzan, o incluso al hacer un presupuesto anual, los costos de afrontarlo sean elevados y complicados de solventar.

No piensan en un plan B, y llegado el instante, decidirán los pasos a seguir; en lo inmediato, trabajan sin pausas para el mejoramiento de las instalaciones, y brindar un escenario a la altura de los mejores en cuanto a infraestructura, buscando la mayor comodidad para protagonistas y espectadores.