Banco Nación tuvo su segundo Torneo Retro

Por
Actualizado: junio 7, 2018

El domingo 3, Banco Nación reeditó lo que en 2017 se llamó el “Primer Torneo Retro”, con el fin de recaudar dinero y así poder cambiar el piso de la cancha, entre otras reformas. La repercusión en su momento fue tan positiva, que varios de los organizadores decidieron  reeditar el evento, buscando fortalecer el sentido de pertenencia al club, principalmente por aquellos que en sus años supieron vestir la camiseta de la entidad.

“El balance de este II Torneo Retro fue altamente positivo desde todos los puntos de vista. En el primero, el motivo era “Reencontrarnos con amigos”, entre quienes habíamos jugado durante nuestra infancia en nuestro club Banco Nación .Cuando salimos a promocionar el torneo, se inscribieron más de ciento veinte jugadores. A raíz de esta convocatoria, la cual no imaginábamos podía ser tanta y de la energía que vimos en todos los jugadores en volver a su club, su casa, decidimos que era una oportunidad única  e irrepetible, para poder cambiar el piso de nuestro gimnasio. El mismo estaba desde el año 1964, cuando se inauguró el estadio, por un piso deportivo flotante y también poder ampliar las dimensiones de la cancha, y así  poder competir en el futuro a un nivel más alto”, explica Sebastián Arbillaga, uno de los que trabajaron para el evento, y referente ineludible cuando se habla de la actividad en la entidad de Vicente López.

“Este sueño que teníamos se convirtió en realidad; comenzamos a vender el metro cuadrado del piso que queríamos comprar durante el torneo y junto a un aporte muy importante del club, logramos en siete meses, cristalizarlo. Cuando se terminó la obra, decidimos que en el segundo Torneo Retro, debíamos Inaugurar el estadio con ellos, porque habían sido los principales protagonistas, juntos a los padres del básquet en la actualidad. Ellos también se sumaron al proyecto de comprar su metro cuadrado y de colaborar en todo lo que fuera necesarios para lograr el objetivo que nos habíamos propuesto”, agrega.

Ya enfocado en el torneo, señala:

“Fuimos mejorando y profesionalizando el evento, le incorporamos el logo al torneo porque creemos que iba ser una marca registrada en el club, Pusimos a la venta la camiseta del torneo, incorporando sponsors que nos acompañaron en la logística del buffet, sumamos más padres actuales del básquet al staff del evento y hasta limpiamos y tallamos las viejas maderas del gimnasio para que se lleven un recuerdo los jugadores a su casa. La convocatoria nuevamente fue exitosa, todos querían conocer y jugar en el nuevo gimnasio que lleva el nombre de “Sito Zabala” un referente único del club que dejó su legado marcado a fuego. Aparte del formato habitual de ocho equipos que se disputó con el mismo formato del torneo anterior, está vez sumamos un torneó de triples al final, el cual tuvo mucha convocatoria”.

Con respecto a la inauguración del “Sito Zabala”, Sebastián añade:

“El corte de cinta donde se inauguró oficialmente el gimnasio lo hicieron cuatro leyendas del club (Jorge Arbillaga, Hugo Eslava, Beto Paternostro y Tony Suárez). El salto del partido final lo hizo el árbitro internacional Pablo Estévez, un ex jugador y monitor del club. Hubieron premios para el equipo ganador, el MVP de la final, el campeón de triples; también hubo rifas, buffet, entre otras cosas. Recién se terminó el II torneo Retro y ya se está diagramando el III, donde el objetivo principal sigue siendo el mismo: revivir el pasado, disfrutando el presente, proyectando el futuro!”.

Lo dice con entusiasmo, energía, con las ganas de instalar esas palabras como un eslogan de Banco Nación, al menos cuando se realicen este tipo de eventos. Porque como el mismo Arbillaga expresa, ya se pusieron a pensar en el tercero.

“El Torneo Retro vino para quedarse, vamos a mejorar la calidad y la organización del mismo; seguiremos haciendo uno por año. El objetivo principal seguirá siendo siempre el mismo: reencontrarnos con amigos de la infancia y sientan que nunca se fueron del club”.

Para el final, y de acuerdo a las sensaciones vividas, un consejo y sugerencia.

“Es un formato de torneo que se puede imitar en cualquier club, con una trayectoria deportiva de tantos años como la nuestra y de tantas camadas que pasaron por cada una de las instituciones”.

Banco Nación tuvo su segundo torneo retro. Y fue una fiesta de reencuentros, anécdotas, recuerdos. Y el básquet como epicentro y excusa perecta para cada uno de esos momentos.

FOTOGRAFÍA: Mónica Rifahi para Prensa Banco Nación