Sportivo Ballester, benjamines de la Copa Metropolitana

Por
Actualizado: agosto 2, 2018

Con el inicio de la Copa Metropolitana, varios son los clubes que hacen su presentación en este 2018 en el nivel más alto del certamen local. Entre ellos, Sportivo Ballester, quien desde la Conferencia Norte, realizó una muy buena primera parte de temporada, y eso le permitió instalarse entre los treinta y dos conjuntos que buscan arrebatarle el cetro a Italiano, el actual campeón de FeBAMBA.

“Desde el momento en que me hago cargo de la primera, la idea siempre fue integrarla con jugadores del club; por eso, el primer año, acorde a la base que estaba, sumando a otros chicos, quienes por diversas circunstancias habían dejado de jugar. Con el reclutamiento, armamos un equipo bastante competitivo, clasificando a la Copa de Oro. Varios de esos jugadores, al año siguiente, fueron hacia otros clubes; por eso, quedó conformado por la base inicial, junto a muchos juveniles, y nos metimos en la Copa Plata”, comenta Damián Torreiro, el actual entrenador del plantel superior, junto a las formativas U17 y U19.

Sus primeros pasos como técnico fueron dados en dicha entidad en el 2013, para al siguiente, hacerse cargo de la primera Flex, en ese entonces conocida como Addys. A la vez, asistente de Fernando Aira, en el superior formal; ya en el 2015, la subcomisión de básquet decidió reforzar el mini y formativas. Le ofrecen a Fernando hacerse cargo del mini hasta U15, y a Damián, las categorías antes mencionadas.

“El año pasado, cambia toda la comisión directiva del club, en un noventa por ciento integrada por gente del básquet. Desde la reestructuración en la parte estructural, a comienzos del 2018, junto a la subcomisión, deciden trabajar diciendo que deseaban una Primera competitiva. No solo para pelear las Copas importantes de FeBAMBA, intentando retornar a la Oro, sino con el formato de competencia, buscar algo más. Con la misma base del año anterior, salí a golpear las puertas de aquellos ex jugadores del club, quienes por edad, ya estaban dejando la actividad. Actualmente tenemos un plantel con promedio de treinta años, entre ellos Ezequiel Corvalán, Emiliano Rinaldi, quienes traían una inactividad mayor a una temporada. Les gustó el proyecto, ellos mismos trajeron un par de jugadores más, y armamos algo competitivo”, señala el entrenador.

Sobre el inicio del certamen, agrega:

“La parte inicial nos tocó una zona dura, con buenos equipos como Caza y Pesca, Victoria, quien arrastraba una Copa de Oro en 2017, y por cierto se veía complicada. Pero jugamos bien, y volvimos a plasmarlo en la segunda etapa, donde se definían quienes entraban a la Metro, y quienes a la de Oro. Ganamos la mayoría de los encuentros, y en un corto tiempo alcanzamos la Metropolitana, la cual tal vez la pensábamos para el 2019. La fusión entre la juventud originaria, y los refuerzos de experiencia, resultó en un mix productivo. Ahora, estamos viviendo esta realidad, donde desde hace casi diez años, el club no participaba en los niveles más altos”.

Al momento de señalar pilares del gran momento, no duda:

“La comisión como la subcomisión, han sido fundamentales; porque en el afán de armar una Primera competitiva, también se buscó ser un espejo hacia las categorías formativas. Allí, la idea de un trabajo a mediano plazo, poniendo énfasis en su crecimiento, y posteriormente mantenerlas. Evitar el reclutar permanentemente, como nos sucede; de hecho este año debimos traer seis para completar, y apuntamos entonces a generar nuestros propios jugadores. El trabajo es duro, pero es el único modo si deseamos alcanzar la meta de alimentar la Primera con recursos humanos propios”.

Ya con el pase a la Copa Metropolitana en el bolsillo, y habiendo disputado dos cotejos, se le pide una opinión sobre el nivel de la misma, y en qué punto se halla Sportivo Ballester dentro de esos rivales.

“Nos ilusiona a pensar en objetivos superadores, a decirnos que podemos escalar un peldaño, potenciarnos. Con respecto a los contrincantes, no nos sorprendió. A través del scouteo, tenemos alguien que filma todos nuestros partidos, y desde allí accedemos a lo que necesitamos para mejorar, e ir conociendo al rival. La velocidad e intensidad es un punto clave, y en el primer partido ante Estudiantil Porteño, se notó. Creo que se está dando en todos los niveles y en todos los deportes; nos hallamos con eso, y seguramente nos costará los primeros cotejos, sobre todo la cabeza. Cuando uno ve las cuatro zonas, en la nuestra hay varios equipos disputando el Federal Y Liga Metropolitana, y al haber ido a presenciar esos encuentros, uno ve el estilo con el que juegan. Nos queda entonces prepararnos para competir de igual a igual, ante oponentes jugando esta Copa hace varios años”, expresa.

Afrontan este torneo con una plantilla de catorce jugadores, incluidos tres U23,dos juveniles y un cadete. El resto mayores, muchos de ellos originarios.

“Buscamos armarnos fuerte y elevar nuestro volumen de juego, y así llegar de la mejor manera a los playoffs. Cuanto más arriba podamos terminar, será bienvenido; las expectativas están en quedar entre el tercer y sexto lugar en la tabla. Somos conscientes que solo tenemos seis meses jugando juntos, y cuando hablé con ellos, coincidimos en la idea de mantenernos tres o cuatro años con la plantilla. Están comprometidos con eso, contentos; tenemos un par de jugadores viviendo en San Miguel y José C. Paz, caso Emilio Ziegler, otra de las incorporaciones. Los resultados nos ayudaron a mantener un buen clima en los entrenamientos y partidos; creo que a pesar de eso, explotaremos como conjunto a mediados del año próximo o en dos temporadas. Tenemos mucho por progresar, aunque actualmente le jugamos cara a cara a esos rivales con mucho más rodaje colectivo. Aspiramos, por qué no, a instalarnos en unas semifinales de zona, cuando sea el turno de los playoffs, que son un torneo aparte”, afirma.

Con el objetivo cumplido a creces, no están presionados desde un resultado, y de acuerdo a las palabras del propio Torreiro, trabajan tranquilos y relajados.

“Vamos por mejorar, y eso ayuda en cualquier proceso. Contamos para ello con el apoyo incondicional de los dirigentes, por lo tanto, las condiciones están dadas para mantener a Sportivo Ballester en la parte alta de los torneos de FeBAMBA, y mantenernos allí un buen tiempo”, finaliza.

Sportivo Ballester, otro de los benjamines de la Copa Metropolitana, en un 2018 que lo encuentra adquieriendo experiencia y en pleno fogueo a un plantel nuevo.