Kevin Pilotti, el señor de la Liga Metropolitana

Por
Actualizado: agosto 23, 2018

Miércoles por la noche. El plantel de Ramos Mejía va llegando al restaurante del club, junto a su familia, para ser agasajados por la dirigencia que acompaño al plantel durante todo el torneo. Son nuevamente campeones de la Liga Metropolitana, como en el 2016. Esta vez venció en el encuentro decisivo a Institución Sarmiento, en aquella a Racing Club.

En las dos, uno de sus bases fue Kevin Jerez Pilotti. En ambas, lo acompañó Matías Cuello, elegido MVP en la noche del sábado. Pero en esta última edición, en el “Rancho” estuvieron Leandro Portillo y Sebastián Sevegnani, un tridente importante que colaboró para que River Plate se adjudicara la del 2014,en tres finales frente a Gevp. Eso lo transforma a Pilotti en uno de sus máximos ganadores, con tres títulos en cuatro participaciones. Y en la que no se consagró, llegó hasta semifinales. Un auténtico especialista en esta competencia.

“La verdad que me gusta jugar este torneo, se va jerarquizando año tras año. Y para los jugadores que están en diferentes categorías del básquet nacional, poder bajar a jugarlo está bueno. Quedó demostrado, donde jugadores con mucha experiencia participan, y eso sin dudas ayuda a presentar un campeonato mejor”, expresa Kevin, sentado al costado de las mesas largas, que son ocupadas a medida de transcurrir la entrevista.

Nacido en Unión Vecinal de Munro, donde comenzó a jugar con cuatro años y estuvo allí hasta juveniles. A pesar de ello, sin dudas, Ramos Mejía se ha convertido casi como su segunda casa.

“Si mal no recuerdo, estuve por el 2008 o 2009, jugando acá una Liga B. Desde ese mismo momento, el club me hizo sentir como en mi casa; tuve una muy buena Liga y después me fui, hasta mi regreso en 2015, cuando jugamos el Prefederal que perdimos con Porteño. No se nos pudo dar, pero llegamos ahí, y fue el anticipo de lo conseguido un año más tarde. Y estos tres años, pude estar en un momento donde se ganaron cosas muy importantes.La gente me hace sentir muy cómodo, y como jugador, poder estar en un club donde se esmeran en tener estos vestuarios,con una utilería de primera. Y eso hace que vos solo vengas y te dediques a entrenar. En estos tiempos, contar con esas comodidades, a mi edad, es lo que se busca. Poder estar cerca de casa,cobrar al día,me ayuda a priorizar eso y no irme lejos.Mucho más cuando están en un  sitio donde te quieren y hacen sentir bien”,afirma.

Hay razones que ayuden a sus 28 años, continuar jugando dentro del ámbito de FeBAMBA: hace tres años convive con su mujer Ayelén, a quien conoce desde hace seis, y poseen su casa en Olivos.

“Obviamente, si me llega en algún momento una propuesta interesante, donde deba viajar a algún punto del país, lo haré. Ya lo hemos hablado, y me apoya en esa decisión,sabiendo que estamos hablando de una o dos temporadas”,expresa.

Al momento de comparar los dos Ramos campeones, señala: “Este fue un equipo más largo, aunque aquel era muy bueno también. En lo personal, me encuentro más maduro, y le agregué cosas a mi juego. Admito que muchas veces me muestro soberbio en la cancha,pero en esos momentos no le hallaba el por qué, y para qué. Fui aprendiendo, y saber capitalizarlo para cuando un rival debía desenfocarlo, siempre con herramientas limpias”.

En el medio de estas dos consagraciones, una participación en el Torneo Federal, con campeonato incluido. Por razones ya sabidas, el Rancho decidió no jugarlo. “Hace mucho que tengo ganas de jugar la Liga Argentina,pero no se me da. Y una vez que ganamos el derecho deportivo de hacerlo, no pudimos. Sigo con la espina clavada, pero también una realidad ilógica, y es que en el Federal ganás más dinero que en la Liga Argentina. Y ese es otro motivo para seguir en ese torneo, la posibilidad de ser mejor remunerado aquí”,admite. Por segunda temporada consecutiva, defenderá los colores de Lanús.

Luego de Munro, tuvo paso por River Plate (en aquel entonces, hubo un tercer año para jugar en Juveniles), y de allí al Fuenlabrada de España. “Estuve una temporada, y debí volver porque no me salió el pasaporte italiano, y al ser mayor, ocupaba plaza de extranjero”, comenta. Desde allí, Banco Nación en Liga, Ramos, Independiente de Tandil en el TFB, donde compartió equipo con Portillo y Sevegnani, el Prefederal con River, La Unión de Colón, regreso al “Millonario”, Ramos y Lanús.

Con el Granate, en una muy buena temporada, donde se estuvo a un solo paso de ascender. “Es un desafío que me gusta, el poder estar en un club que redobla la apuesta, con jugadores de la Liga Nacional y la Liga Argentina. Sabemos que vamos a ser candidatos, pero eso motiva bastante,no es contraproducente. No me gusta perder a nada, y poder integrar una plantilla con intenciones de ascender, me atrae mucho.Es una frase hecha,pero después el torneo te va a ubicar donde corresponda. Por algo no ganamos ante Ceres, aunque tal vez en la previa teníamos más nombres. Ellos sabían a lo que jugaban y dejaron demostrado que no es necesario tener un súper equipo para conseguir cosas importantes”, comenta.

Más allá de estar muy identificado en la Liga Metropolitana con River y Ramos, donde se consagró campeón, como profesional del básquet no descarta la posibilidad de volver a jugarlo, con otra camiseta. “Sí, obviamente, a mi me gusta jugar, y donde esté,voy a querer ganar. Sin dudas, me tocó estar en equipos campeones, y eso lo lleva a uno volver si lo llaman. Porque estoy seguro que se armarán equipos competitivos, y vas a jugar el torneo para pelearlo. Y eso motiva y le dan ganas de volver”, responde.

Volvió a Ramos, donde fue campeón de la Liga Metropolitana, y luego del Torneo Federal. Fue nuevamente el base donde se sustentó un gran equipo conducido desde el banco por Marcelo Travnik,y no dejaron ningún tipo de dudas sobre sus merecimientos para consagrarse. Y con esta edición, su tercer título, en cuatro participaciones.

Kevin Gastón Jerez Pilotti, el señor de la Liga Metropolitana.