¡Los Mosquitos invadieron Ramos Mejía!

Por
Actualizado: octubre 28, 2018

Se desarrolló el domingo por la mañana una nueva edición del Encuentro de Mosquitos en el área metropolitana. Ramos Mejía LTC fue una de la sedes que recibió a una concurrencia de chicos muy grande, con ganas de pasar una jornada de básquetbol y diversión junto a sus padres. El acompañamiento de AFALP, Almirante Brown, San Andrés y Obras Basket han sido otro de los atractivos en esta diversidad de conferencias que mezclan a los equipos en la tradicional competencia de 3×3 y un agradable “Tercer tiempo” entre todos los protagonistas.

Mientras los niños dan sus primeros pasos en la competencia, los entrenadores se enfocan en el análisis de la categoría que precisa de una mayor competencia. En ese sentido, se muestran conformes con el impulso de mantener los encuentros mensuales entre las instituciones de FeBAMBA y coinciden en las pautas que deben sostenerse alrededor del Minibásquet, sin perder de rumbo el entretenimiento de un chico en sus inicios dentro del deporte.

Al respecto, el entrenador de AFALP, Pablo Cazabat, remarca: “Nosotros tratamos de incentivar de que los chicos jueguen al básquetbol y se diviertan, fundamentalmente. La idea es que lo hagan en conjunto, lo difícil es que se pasen la pelota. En este formato de 3×3 los lleva a que se pasen el balón. Generalmente, cuando los chicos le piden a sus padres que le compren las zapatillas es porque encuentran un interés en el deporte; más adelante se verá la competencia y todo lo que afrontará en el futuro como un jugador en formación”.

A su vez, Martín Massone está a cargo de la categoría en Deportivo San Andrés: “El Encuentro es una oportunidad bárbara. Lo que quieren los chicos es jugar, algo que siempre lo planificamos a través de los entrenamientos. Es clave que los chicos tengan la pasión de jugar al básquetbol. Es una oportunidad muy buena para que jueguen y se hagan amigos nuevos”.

Además, resalta la voluntad de los familiares para acompañar a los chicos durante todos los fines de semana. “El compromiso de los padres es realmente admirable. Ninguno de ellos faltan a los entrenamientos. En San Andrés se hace un trabajo muy importante desde las categorías iniciales hasta los juveniles. Y en este formato 3×3, a partir de la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de la Juventud, también se le brindó una mayor atención a la modalidad”, explica Massone.

Otro de los clubes de la Conferencia Oeste que prepara su terreno de Minis por la zona es Almirante Brown. Emanuel Perroni, responsable de la categoría, admite la falta de competencia para los Mosquitos y que desemboca en un mayor interés de los chicos esperando por los Encuentros. “Estos nenes no tienen mucha competencia durante el fin de semana, es bueno para que tengan un mayor juego y conozcan otros clubes por fuera de su propia conferencia. Los Mosquitos siempre están presentes en las prácticas y los padres acompañan de la mejor manera. De hecho, los chicos les están pidiendo a sus padres que quieren al club constantemente”, menciona. “Almirante Brown es uno de los clubes más grandes de La Matanza. El nombre nos ayuda bastante para que se acerquen a jugar. Sin embargo, hay trabajar todos los días haciendo una publicidad diaria o realizando algún encuentro con las escuelas cercanas. Cada chico que viene al club es un diamante para nosotros. El punto inicial de nuestra enseñanza es que se enamoren del deporte”, agrega.

Nicolás Antonioli, a cargo de los Mosquitos en Obras Basket, se enfoca en la importancia de los Encuentros a una edad de aprendizaje y conocimiento sobre el juego. “Para Obras es muy agradable venir a este tipo de Encuentros. Tenemos muchos chicos y los utilizamos para que puedan jugar con nenes de su misma edad. Se encuentran a gusto y se divierten aún más. Siempre les comunicamos cuando se acercan estos eventos, y este domingo lo venimos a disfrutar al máximo”, sostiene Antonioli, que viste una remera conmemorativa por el Encuentro Argentino, donde Obras recibió a CAOVA de Rosario en sus instalaciones. “Lo más lindo que tiene el Minibásquet es el Encuentro. Para nosotros es muy gratificante que hayamos recibido a CAOVA de Rosario. Por ejemplo, los chicos no saben que hay costumbres distintas en otras provincias y ellos se sorprenden por todo lo que sucede en otros lugares que no sean cerca de su casa. Eso significa que hacen nuevos amigos”, dice el entrenador.

Por su parte, Mascelo Masci, de Ramos Mejía LTC, también se involucró en la organización del Encuentro de Mosquitos. “Es bárbaro que jueguen y se encuentren con varios clubes. Los chicos deben tener más partidos y una mayor competencia en el Minibásquet, siempre con la premisa de la diversión. Todo lo que se haga puede ser útil para el Minibásquet. En Ramos tenemos muchas familias nuevas, es decir, se comienza a crear una nueva base de jugadores en las formativas del club”, evalúa Masci. “En Premini y Mini no interesa el resultado, lo bueno es tener una buena cantidad de chicos que se diviertan y aprendan a jugar al básquetbol. Después vendrán las categorías donde ellos comienzan a perfeccionarse, pero en el Minibásquet habría que darle algo más de competencia. Hace falta que tengan un conocimiento previo antes de ascender a las categorías superiores”, reconoce.

Una jornada de diversión para los chicos y de balance para los entrenadores que se involucran con los Mosquitos.