Repercusiones de los familiares sobre el Encuentro Argentino

Por
Actualizado: octubre 31, 2018

La familia Carrasco es otra de las cientos que estuvieron presente en la cancha de Platense, disfrutando  la 45° edición del Encuentro Argentino de Minibásquet. Y como tal, fueron a ver desfilar a su hijo Luca, de siete años, quien juega en Unitarios de Marcos Paz, siendo esta su primera experiencia como un protagonista mas entre miles de niños.

“Sin dudas fue una experiencia bárbara para Luca, siendo su primer mini encuentro. Soy un ex jugador, y por eso entiendo todo lo que está pasando; y estoy orgulloso de que le guste este deporte. Porque destaco la parte humana del básquet, y eso para él es muy importante”, señala Oscar, el padre, quien por aquellos años donde tenía la edad de su hijo,picaba la naranja en Huracán San Justo.

Laura, la madre, comenta mientras sostiene en sus brazos a la pequeña Juliana, de cinco. “Es la primera vez que participo como mamá, y la verdad me encanta; disfruto verlo a mi hijo, porque se todo lo que le gusta, y de la manera que le gusta a Oscar, y así podemos disfrutar el básquet como familia”.

Con respecto a su pasado como jugador, el padre señala: “En nuestra época teníamos otro tipo de encuentros; yo jugaba en José Hernández, y era común ir a otra provincia y quedarte en la casa de una familia. Viajamos a Córdoba, Salta y Misiones, y luego los recibíamos en nuestros hogares. Hoy, al ver a Luca desfilar, y luego participar toda la tarde junto a otros chicos jugando al básquet, divirtiéndose con otras actividades, comiendo juntos, me hizo recordar aquellos tiempos. Se pasó rápido la vida (risas). Además, consiguió que yo volviese a jugar un rato, a practicar juntos, a ir un rato antes al club. Sinceramente estaba un poco quedado, y ahora estar un rato dentro del parquet, es todo”.

La consulta a Laura es acerca de la importancia del deporte en la crianza y enseñanza de valores en su hijo, y la ayuda que eso significa en su rol materno. “Totalmente, por eso es muy importante que él vaya al club, aprenda básquet, pero también se haga de amigos con las mismas inquietudes, y las mismas ganas de aprender valores humanos, como el respeto y el compañerismo, junto a la solidaridad. Hacer amigos fuera de la escuela también. Y estamos viendo en Juliana, hacia donde está apuntando, porque queremos que haga un deporte, por esas mismas razones”, afirma.

Para el final la palabra de Luca, ya terminando la apasionante jornada del sábado, sin dudas inolvidable en su vida, por tratarse de la primera vez. “Estuvo todo lindo, lo que más me gustó fue poder picar la pelota entre amigos. Y ver a todas las mascotas”, responde corto, pero de manera elocuente.

Siguen las voces del Mini Encuentro. Una fiesta hermosa que disfrutó toda la familia del básquet. Y todas las familias que dijeron presente.