Porteño y la familia: las voces del Encuentro Argentino

Por
Actualizado: noviembre 7, 2018

Estudiantil Porteño albergó durante la tarde del 13 de octubre, luego del desfile en la cancha de Platense, a cinco instituciones, junto a la invitada desde Rafaela, para disfrutar una tarde a plena diversión, donde no solo hubo básquet, sino otros deportes y juegos. Unos trescientos chicos tomaron parte de los mismos, luego del almuerzo en el quincho, y pudieron confraternizar dentro de lo que fue la 45° edición del Encuentro Argentino de Minibásquet.

Entre tantas historias de los participantes, y sus familiares, está la de Enzo Pedalino, jugador de los U13 locales, quienes desde este viernes representarán a FeBAMBA en La Rioja, en una de las zonas que competirán en el Argentino de Clubes. Junto a sus padres Carlos y Silvina y su hermano Lucas, dijeron presente desde la mañana en toda la fiesta que representó el evento, como cada año.

“Sin dudas una experiencia linda; tuve la oportunidad de hacerla cuando tuve la edad de mi hijo. Es el segundo año que participa, y me pone muy contento verlo en un club donde le da tanta importancia a los Encuentros. También agradecido por FeBAMBA, de mantener esta tradición, con la posibilidad de ver tantos chicos de todo el país participando”, expresa Carlos, recordando mientras se emociona de presenciar el desfile de su hijo, aquellos tiempos donde él también fue uno de los miles de protagonistas a lo largo de cada edición.

“Participé una sola vez, jugando en Huracán de San Justo. Estuve allí solo en mini, y después pasé por Almirante Brown. Ya de grande, jugué en Cepa, ya que con mi familia vivimos en Pontevedra. Ver ahora como reciben a los chicos de otros lugares y luego viajan, me acuerdo cuando me tocó hacerlo, viajando a Carmen de Patagones”, añade.

Mientras tanto, Silvina expresa: “Estoy muy feliz, me gusta acompañarlo y estar siempre en cada oportunidad, sea los partidos o el desfile. Más allá de las complicaciones que surgen por el trabajo u otras cuestiones, intento estar, porque lo veo feliz, disfrutando de hacer lo que le gusta. De chiquito, iba a ver jugar a su padre, y desde allí quiso jugar básquet”.

Como madre, sin dudas, el realizar un deporte colectivo le ayuda en la crianza en relación al inculcar valores. “Eso es muy importante, el estar dentro de un ambiente sano, para aprender todos esos valores que ayudan a ser una mejor persona. Yo no tenía ningún contacto con el básquet, pero bueno, conocí a mi marido, nos casamos, fuimos a vivir a Pontevedra, y allí comenzó a jugar en Cepa. A mis dos hijos les gusta, así que tenemos por delante varios años acompañándolos y apoyándolos”, agrega.

Al momento de dar como progenitor un consejo a aquellos padres que sienten algún tipo de reticencia en mandar a sus hijos para ser parte del EAM, afirma: “Lo recomiendo, porque es una ocasión única de compartir, hacer amistades, para vivir toda la fiesta del básquet, y sin dudas sus hijos le van a estar agradecidos de dejarlos ser parte”.

Carlos, por su parte, comenta: “Si nunca vivieron la experiencia, que lo hagan, que le permitan a sus hijos estar, disfrutarlo, porque es algo que jamás se lo van a olvidar. Se entiende todas sus dudas, pero que no dejen de confiar en la gente, porque somos todos parte de clubes, donde buscamos que nuestros hijos estén en lugares sanos, y por eso, estos días tenemos muchas cosas en común. Y sobre todo, que los chicos recuerden para siempre haber sido parte de un Encuentro”.

Enzo, en un alto de los varios partidos que se jugaron durante la tarde, también habló, dando sus impresiones de lo vivido. “Mi papá siempre me hablaba de lo que significaba los Encuentros, porque él había vivido uno. Me aconsejó a que lo disfrute, me divierta, haga amigos, porque son momentos que no se repiten. Está bueno viajar a otras provincias, conocer clubes, y eso me pone muy feliz, porque se que hay chicos sin la posibilidad de hacerlo. Todo salió como lo pensaba, fue muy lindo. Me gustó como nos recibieron en Platense, enseguida te daban un vaso de agua, te saludaban las mascotas. Todos  atentos a cada uno de nosotros”.

En la familia Pedalino, tanto en el jugador como sus padres, el resumen de lo vivido el sábado 13 de octubre. Una fiesta del básquet, con los Minis como protagonistas de un evento que ya es una saludable tradición en el deporte argentino.