Club Morón, campeón de la categoría U15 en el Oeste

Por
Actualizado: diciembre 3, 2018

En un marco de lleno total en la cancha de Club Morón, el local se consagró como campeón en la categoría U15, venciendo en el cotejo final a AFALP 59-52. El partido tuvo acciones dignas de una final, con el tanteador cambiando acorde a los momentos propicios de ambos elencos. Finalmente, un mejor cierre por parte de los dirigidos por Mauro Pérez Ondarts, les permitió ganar y erigirse en los nuevos monarcas de su categoría en el Oeste. Y van ahora a disputar el Final Four, con los campeones de las otras tres conferencias (Norte, Sur, Centro).

Un equipo aguerrido, que no se dio por vencido cuando la mano vino cambiada, una defensa pegajosa y los puntos anotados, principalmente por dos de sus figuras: el capitán Juan Facundo Del Valle, y Lucas Blanco. Ambos se erigieron en puntales para dar vuelta la historia, establecer presencia frente a los jóvenes de AFALP, y finalmente sacar una ventaja irremontable.

“Nos tocó una final durísima, con un rival difícil; fue un partido largo, que por suerte lo pudimos sacar adelante. En el principio del cuarto período tuvimos una racha mala la cual nos puso debajo del tanteador, pero con mucho esfuerzo y trabajo de todo el equipo, lo dimos vuelta. Faltando cinco minutos, pensé que lo perdíamos; me cobran una falta técnica y me puse mal, porque estábamos perdiendo por cinco. Fue un momento tenso para mí”, se sincera Juan, recordando esos momentos cuando los de Ciudad Jardín estaban mejor parados en cancha, y todo hacía prever que la victoria se iba hacia allí.

Pero vino la fremonrada y el triunfo para el equipo de Castelar. “Nos planteamos que el partido estaba en la defensa, y fue ahí que nos lo propusimos. Tuvimos tres defensas seguidas, y nos dieron lugar para revertir el juego”, expresa este estudiante del Instituto San José de Morón, donde cursa el tercer año del secundario.

Comenzó a jugar a los cuatro años en el Deportivo Morón, y luego de algunas contingencias, recaló en el Halcón. “Luego del temporal del año 2012, en abril, el club sufrió la caída del techo, y se quedó sin cancha. Ese año lo termino allí, con muchos problemas, entrenando en un colegio, sin jugar partidos, sin competir, y fue ahí que decidí cambiarme de club. Por diferentes amigos y conocidos llegue al Club Morón en el año 2013, donde logré hacer excelentes amistades y relaciones, con los chicos, y con los diferentes entrenadores que me tocaron”, afirma.

Hijo de Pablo y Karen, tiene un hermano llamado Mateo. Ser capitán del equipo “me genera mucho orgullo y felicidad;me siento muy cómodo, y muy querido por todos y eso se agradece; por suerte pude lograr mis primeros campeonatos y eso queda para la memoria, sin duda”, admite.

Al momento de puntualizar los méritos de este equipo campeón, señala: “Para mí, el principal mérito le pertenece a nuestro entrenador Mauro Pérez Ondarts, quien logró formar un excelente grupo, nos dio la unión de todo el equipo, y una gran confianza con cada uno de nosotros. Sin duda fue lo principal de este gran año, sumándole el compromiso de cada uno de los jugadores en cada práctica”.

Ante la pregunta sobre si le costó dormir luego de la consagración, responde: “Luego del campeonato, junto con mis compañeros, presenciamos el partido de los U19, que desafortunadamente les tocó la derrota, y luego nos fuimos a cenar. Seguía con muchísima adrenalina, cuando me acosté fue pensar todo lo que pude aportar este año para poder lograr el triunfo. Y me causó una gran felicidad”.

Por su parte, Lucas Blanco, comenta: “El partido con AFALP me pareció muy complicado, de mucha importancia para todos nosotros. Ellos son un buen equipo, pero yo tenía mucha confianza en nuestro juego, y sabía que podíamos sacarlo adelante.Los cuarenta minutos fueron muy duros, pudo ser para cualquiera, pero por suerte nos lo llevamos nosotros”.

Lucas despliega dentro de la cancha, una particularidad: un carácter muy calmo, no muestra nervios y en momentos determinantes, convirtió puntos decisivos. Mientras sus compañeros y la tribuna estallaba, él seguía imperturbable.

“La mayoría del partido la jugué de forma tranquila y con la mente fría, pero hubieron momentos en el que si me puse nervioso,aunque no se haya notado”, reconoce Lucas, quien vive en Moreno junto a su familia, integrada por sus padres Diego y Natalia, y sus hermanos Agustina y Ramiro. Contento por haber pasado a cuarto año del secundario en el Colegio Santa Clara de Asís.

“Empecé a jugar básquet a los seis años. siempre iba a ver los partidos de mi papá ,y fue un deporte que poco a poco me fue gustando cada vez más”, cuenta con respecto a sus inicios en este deporte, que lo tiene como campeón en Infantiles, dentro de un conjunto que perdió poco en la temporada. Consultado sobre las razones que decantaron en el título, expresa: “Uf, qué difícil. Para mí porque trabajamos mucho en equipo,y cada uno sabemos nuestro y lo aplicamos muy bien”.

Y agrega: “Salir campeón fue una sensación única; estaba muy contento con lo que di en el partido, costó dormir pero pude hacerlo”.

Con relación al Final Four, dice: “Será la primera vez que lo juegue, hay que entrenar para conseguir buenos resultados allí también”.

Club Morón se consagró campeón de los U15 en el Oeste, y dos de sus jugadores siguen festejando, junto con sus compañeros, ese enorme lauro.