UNLAM representó al país en el Mundial de 3×3

Por
Actualizado: diciembre 5, 2018

Durante el mes de noviembre, se desarrolló en China, el Mundial Universitario de 3 x 3. Y Argentina estuvo representada por la Universidad de La Matanza, integrada por cuatro jugadores que visten además la camiseta del equipo superior, el cual en la noche del lunes quedó eliminado en semifinales de la Copa Metropolitana ante Crovara. Una caída que no empaña su buena temporada, tras haber llegado al nivel más alto, luego de dos años compitiendo en la Copa de Oro.

La clasificación la consiguieron en un repechaje realizado en El Salvador, y en tierras centroamericanas fue donde se obtuvo el pasaje a Asia. Y en el gigante oriental, es donde pudieron ser los representantes nacionales.

“Fue una experiencia única, me cuesta caer aún lo vivido, de haber jugado un Mundial a nivel universidad. Estoy agradecido a la UNLAM por dejarnos aceptar la invitación de ir a pelear por esa plaza restante. Después, haber estado en un país tan increíble; uno no tomó noción de estar tan lejos de casa, hasta el regreso, con cuarenta y dos horas de viaje”, señala Leandro Petruzzelli, pivot del equipo, y llegado al conjunto matancero hace dos temporadas, tras un recorrido que incluye Vélez Sársfield hasta el último año en Juveniles, de allí a José Hernández y luego un provincial a Corrientes, Lobos y Goya, hasta su retorno al ámbito de FeBAMBA. En Unión, compartió equipo con Federico Kammerichs, donde consiguieron el ascenso al Torneo Federal.

“Fue una experiencia increíble, mas allá de no haber conseguido podio, resultó inolvidable poder competir contra gente de todo el mundo, además de la relación que se genera con los otros jugadores participantes. La ciudad increíble, la verdad esperaba que la gente se comunique más en inglés, pero muy pocos lo hablaban. Salíamos con los voluntarios del torneo o si no nos podían acompañar, íbamos con el traductor en la mano (risas). El tema de las comidas no se complicó porque si bien habían variedades que no probamos, otras si. Viajamos sin ningún acompañante de parte de la Universidad, pero pudimos arreglarnos bien en todo sentido”, comenta por su parte Martín Ale, otro de los integrantes del equipo, completado por Leandro Álvarez y Juan Cruz Martínez.

En cuanto a lo que fue el certamen, Leandro describe: “Nos tocó una fase de grupos con tres rivales, dentro de un formato de cuatro zonas. Al ser dieciséis equipos, todos nos aseguramos el pase a los octavos. En la clasificación le ganamos a Nigeria, y perdimos contra las dos universidades de China, una de las cuales se consagró campeona. Tenían mucha ventaja física, y realmente jugaban muy bien. Luego, en octavos nos tocó Uganda, y perdimos 21-11; nos sacaron mucha ventaja desde lo físico, tal vez en Argentina no estamos acostumbrados a jugar así”.

Por su parte, Martín agrega: “Nos tocó una zona dura; nosotros no pudimos tener una preparación previa al torneo, ya que estábamos abocados a la Copa Metropolitana de FeBAMBA. Si bien ritmo teníamos porque jugamos todo el año, no es lo mismo el 3×3 que el 5×5. El juego es mucho mas físico, con más roce y los otros equipos directamente se dedican a este tipo de básquet”. Martín pertenece a una familia ligada de lleno a este deporte; su padre Jorge es relator, su madre es entrenadora, su hermano Federico está a cargo del mini en Estudiantil Porteño, y su hermana Julieta, una vasta trayectoria que la tiene en la actualidad jugando en el exterior.

Leandro estudia Administración, y está en tercer año, en tanto Martín, comenzó en el 2018 la carrera del Profesorado de Educación Física.

Terminada esa excursión asiática, el regreso a Buenos Aires, y medirse contra San Lorenzo en cuartos, a quienes eliminaron en dos partidos. Y las semis contra Crovara, quien trae el currículum de dos Final Four, con campeonato en el 2016. “UNLaM te brinda las mejores comodidades, tiene excelentes instalaciones; cuando vine sabía que habían ganado la Copa de Oro, y tras volver a obtenerla,el objetivo en esta temporada era mantener la base joven, y aspirar a dar un salto cualitativo. Hicimos una buena temporada, si bien comenzamos con altibajos, hasta cuando pudimos acomodarnos como equipo. Tener un plantel más largo nos ayudó, y eso nos hizo culminar entre los primeros cuatro, esperando la reclasificación”.

Y fue en esa instancia donde barrieron a San Lorenzo, para medirse contra los de Villa Madero en semis, terminando allí este 2018, que al menos para estos cuatro jugadores, será inolvidable, ya que les permitió, a través del básquet, representar al país en el Mundial Universitario 3 x 3.

FOTOGRAFÍAS: Gentileza FISO