Obras y Ferro protagonizaron otra fecha del Súper Seis

Por
Actualizado: febrero 28, 2019

Por la quinta jornada del Súper Seis, Obras Basket y Ferro se midieronel se midieron en el miniestadio del club aurinegro, en competencias de cinco contra cinco, 3×3 y uno versus uno, tanto en categoría U12 como en U16. Los visitantes se impusieron en el acumulado de ambas divisiones.

En primera instancia, los U12 de Ferro consiguieron una importante ventaja en los dos cuartos que se juegan en quintetos, y amplió aún más esa diferencia en los encuentros individuales. Los dueños de casa impusieron resistencia en el 3×3, pero no les alcanzó para llevarse el triunfo. Dos chicos del elenco de Caballito, Mateo y Nacho, contaron sus sensaciones al concluir el partido.

“Estuvo muy bueno. Seguimos invictos y queremos salir campeones”, empezó Mateo. Es raro jugar el uno contra uno, pero sirve para aprender a jugar diferente. Lo más importante es que jugamos y no estamos todo el día en la casa durante el verano. Podemos disfrutar del deporte con amigos aunque haga calor. Nos divertimos un rato”, cerró Mateo.

Nacho destacó la competitividad de sus rivales, y también habló de los distintos estilos de juego que se proponen en el torneo. “Fue un lindo partido. Los chicos de Obras jugaron muy bien, pero hoy nos tocó ganar a nosotros”, dijo y continuó. “Está bueno probar otras formas de jugar y sirve porque nos medimos con chicos de otros clubes. En el uno contra uno podés demostrar lo que aprendés individualmente. A mí me gusta más jugar en equipo, pero está bueno también”, concluyó Nacho.

Más tarde, fue el turno de los U16. Tal y como sucedió en U12, Ferro impuso su juego colectivo en el cinco contra cinco, y sacó más de 20 puntos de distancia. En la modalidad individual y en 3×3, los aurinegros sumaron más puntos, pero el ganador terminó siendo el visitante en el acumulado, por 63-49. Al finalizar el cotejo, Máximo Lorenzo, de Obras, expresó su inconformidad por la actuación del equipo, aunque se mostró contento de volver a competir.

“La experiencia fue linda”, empezó Maxi. “Yo no estaba jugando el torneo, fue agradable venir, compartir y competir con mis compañeros. Me gusta la onda del torneo, todos los chicos sonríen y disfrutan. Lo que destaco es que de esta forma no perdés las ganas de competir, en una época en la que entrenamos mucho más de lo que jugamos”, expresó.

“Es lindo jugar el uno contra uno, más que nada para conocernos e identificar virtudes y debilidades propias y del rival. El 3×3 está bueno, deberíamos practicarlo más, ahora que es una disciplina olímpica”, aportó y cerró Maxi.