Nuñez, entrenador de un San Miguel invicto

Por
Actualizado: septiembre 14, 2017
san-miguel-flex-1

En este 2017, San Miguel decidió presentar una Primera en el Flex, integrado en su mayoría por jóvenes de la cantera con ganas de hacer sus armas en un equipo superior y de ese modo estrechar la distancia en el camino a llegar hacia el otro que compite en la Copa Metropolitana.

Delegaron la responsabilidad técnica en Facundo Nuñez, hombre de la casa quien toda su vida formativa hasta los primeros años como mayor los hizo con la camiseta del Verde; el entrenador corrió con la ventaja de haber dirigido a a varios de ellos y eso ayudó al asistente de Leonardo Markiewicz a disponer en sus manos de una plantilla conocida. Y en ese cóctel superaron las expectativas de propios y extraños hasta el momento, liderando invictos su zona con doce partidos ganados de manera consecutiva, erigiéndose sin dudas en uno de los candidatos.

“La idea de armar este equipo era parte del proyecto que venimos teniendo con Leo y Beto (Filliol); con el primero somos del riñón del club y queremos llevarlo lo más arriba posible, siendo acompañados por quienes deseen lo mismo. Vimos ante la certeza de una superior formal con la llegada de varios jugadores experimentados, poder organizar otra con mayores que en la Metropolitana no tendrían muchos minutos y estar listos cuando tuvieran su momento en las rotaciones. Al mismo tiempo, volver al Nivel 1 en las formativas luego de ser campeones en el 2, decidimos darle mayor rodaje a quienes vienen empujando de abajo; evidentemente tienen ganas, están haciendo las cosas bien y entonces armamos otra primera con ellos, fusionarlos. También, lograr en este pasaje de formativas a Primera no les quede tan largo y espaciado; porque los chicos terminan a los 19 años y no es sencillo insertarse en un plantel superior a buenos niveles. Entonces me dan la posibilidad de dirigirlos, por tener mayor cercanía al dirigir los equipos formativos”, comenta Facundo en la media tarde del miércoles, unas horas antes de comenzar otra jornada de entrenamientos con los jóvenes que este sábado afrontarán una nueva fecha en la zona Campeonato del Oeste.

Hace dos años y medio que Nuñez está de manera completa con las inferiores, por eso también varios de los U21 fueron dirigidos por él. Un conjunto amalgamado, consiguiendo arrancar en su temporada debut de modo soberbio en cuanto a resultados.

“Realmente es sorpresivo, no sabíamos el nivel a enfrentar, pero desde nuestro lado decidimos encararlo con la mayor seriedad posible, jugando cada cotejo en nuestro máximo potencial. Buscamos sacarle provecho de enseñanzas y progreso y no tomarlo como un picado informal, porque sino no nos llevamos nada, perdiendo el sentido del propósito inicial”, agrega con respecto a la realidad de único invulnerado.

Se le pregunta al entrenador sus impresiones con respecto a las condiciones actuales, las cuales más allá de una derrota no le cambia su rótulo de protagonista no solo en su zona sino en lo venidero. Saber entonces las cualidades tácticas-técnicas para estar en la cima.

“Tratamos de jugar por conceptos, liberados y no tan estructurados, haciendo un juego similar a las formativas, para que el acoplamiento sea más sencillo; donde todos tengan la libertad de tomar decisiones, como lanzar al aro, moverse en diferentes sectores de la cancha; siempre lógicamente manteniendo un orden. Eso en cuanto a lo táctico, tener el mayor dinamismo requerido por el básquet moderno. En lo técnico, potencien sus condiciones y al mismo tiempo se animen a salir del libreto y a ejecutar de acuerdo a esa decisión tomada. Tomamos este certamen como de exploración y que el jugador vaya formando su propia competencia aledaña al trabajo semanal o incluso de las indicaciones del entrenador”, expresa.

“Es muy interesante ver en otros clubes la opción de darle utilidad de foguear a sus chicos buscando una transición importante antes de llegar a la Primera. Y en ese camino también está bueno ver la decantación de un campeonato donde todavía se observa una brecha entre equipos con la consigna de conseguir esa premisa y otros armados solo para divertirse, lo cual es una decisión respetable. Noto una brecha entre unos tomando en serio el campeonato y otros jugando por jugar, pero justamente el Flex abarca todas las paletas de opciones; San Miguel buscó desde un primer momento aprovechar esta posibilidad de competir con la chance de foguear a los chicos y darle minutos a quienes no tienen muchos en la Metropolitana, para adquirir mas herramientas. Incluso en cotejos complejos por varias circunstancias, buscamos sacar provecho de eso”, comenta referido al nivel del certamen.

De acuerdo a las expresiones vertidas, se le repregunta si los chicos tienen la misma visión de poder mostrarse y plantearle a los entrenadores la sana competencia de meterse en carrera por instalarse en el equipo mayor.

“Si, siempre les remarco que su formación tiene como objetivo mayor es llegar a Primera; no sirve de nada ser un gran jugador de inferiores o salir campeón si en definitiva al final de todo no pueden llegar allí. Está lleno de jugadores que han integrado selecciones de FeBAMBA u otras en sus etapas formativas y luego no logran insertarse en los equipos superiores o mantenerse en el tiempo; por eso siempre les inculco esa idea. Después, como en todo ámbito, algunos están mejor enfocados en ser jugadores y otros lo toman como un hobbie; mi función es transmitirle como lo viví yo: si lo van a hacer, que sea al máximo, sino hay otros lugares y niveles. Y tal vez en eso radica una de las claves por las cuales estamos bien instalados en la tabla, siendo un reflejo de nuestras presentaciones”, afirma.

Facundo Nuñez, el conductor desde la banca de un San Miguel que se mantiene invicto en la Flex, y con firma intención de llegar hasta las instancias decisivas.