Juan Ocampos, la solución que llegó del banco

Por
Actualizado: diciembre 18, 2017

Si bien llega desde la banca, Juan Martín Ocampos termina siendo un factor fundamental en el engranaje colectivo de Italiano, el flamante campeón metropolitano que sigue demostrando el valor que obtenido este equipo durante el torneo.

El base tuvo ante Colegiales otra destacada actuación, que lo convirtió en el segundo goleador detrás de Rodolfo Di Biase; y como un indicio de su jerarquía, apareció en momentos determinantes. No solo en el cotejo final, sino también en el cotejo ante el entonces monarca Crovara, y otro que no puede dejar de soslayarse: el duelo ante Deportivo Morón, cuando el Tricolor perdía por treinta, en un reducto difícil, y se lo dieron vuelta para ser el primero en llegar al Final Four.

“Tal vez los nervios típicos de una final nos jugaron en contra en el primer cuarto, que nos terminó siendo adverso. Antes de comenzar el segundo, nos dijimos entre todos la importancia de hacer lo mejor nuestro, la defensa. Tratamos de cerrarnos bajo el aro, correr, el cual es otro de nuestros fuertes, porque tenemos perimetrales muy ligeros. Pudimos así cerrar el primer tiempo  tres puntos arriba”, comenta Juan minutos después de darle rienda suelta a toda la emoción y nervios contenidos no solo por este partido, sino tras la culminación de una temporada larga que los terminó coronando como los mejores de FeBAMBA.

“Ya en el tercer cuarto, ellos fueron a zona, pudimos mover bien la bola, metimos unos triples, sacamos una diferencia de diez. El equipo tomó confianza y conseguimos mantener la ventaja”, agrega.

Sobre ese tema, se le recalca la virtud del equipo en saber manejar los tiempos cuando consiguen una ventaja apreciable.

“Si, desde Morón nos fortalecimos como equipo, levantando una desventaja de treinta puntos; entendimos que puede anotar cualquiera y ser solución. Hoy era cuestión de defenderse, cerrar bien el aro y mover la pelota. Ahí estuvo la clave para derrotar a Colegiales”, afirma.

Sobre su rol, admite:

“Mi función es aprovechar las piernas; cada uno tiene una labor determinada, y el mío es defender y correr. Otros la meten de afuera, otros te bajan catorce rebotes por partido. Cada uno encuentra su rol, y eso nos llevó a conseguir el título. Confiamos uno en el otro, que de lo mejor de si mismo; somos un gran equipo y por suerte, se pudo terminar bien”.

Ocampos convirtió trece puntos y puso cinco asistencias. Una tarea destacada.

“Me acabo de enterar… qué bueno. Te reitero: cada uno aporta lo suyo, esa es la clave del grupo”, expresa.

Ya consumado el acceso a la gloria, se le pide que comente un momento específico que resuma la campaña del 2017.

“Fue el partido contra Vélez, en el cierre de la primera ronda, porque sin perdíamos nos quedábamos afuera de la Metropolitana e íbamos a la de Oro. Hasta el final fue muy cerrado y pudimos volcarlo a nuestro favor. Fue un momento bisagra, porque desde allí, ganamos trece de los catorce juegos en la zona, y nos quedamos con los dos encuentros del Final Four. El encuentro ante Deportivo Morón resultó algo histórico, un premio más para este equipo donde queríamos algo grande, y terminó siendo el campeonato. Muy loco. Pero inmensamente felices”, asegura.

Juan Martín Ocampos, una de las figuras de Italiano en la victoria del sábado ante Colegiales, que los consagró como los mejores de FeBAMBA.

FOTOGRAFÍA: Tamara Toral para Prensa FeBAMBA