El año de progreso en Centro Español

Por
Actualizado: diciembre 19, 2017

A principios de 2015, Centro Español decidió cambiar el cuerpo técnico en sus formativas; en ese momento se contaba con pocos jugadores, de hecho, durante esa temporada, las categorías U15 y U17 no completaron equipo en ningún partido. Los U19 si, debido a cicos llegados de otros clubes.

Por esa razón, entre otras, decidieron contratar a Alejandro Neme, quien venía de trabajar en Huracán de San Justo, y luego de un rápido acuerdo, comenzó su labor en la entidad de Haedo.

“Como primer objetivo, estaba el poder cumplir con la cantidad mínima de jugadores en cada una de las categorías; si bien el año empezó con la posibilidad de lograrlo, no se pudo de manera regular, sino en algunos cotejos. Ya en el 2017 cambió totalmente el panorama con respecto a la tira masculina; si bien nos costaba completar antes en los equipos mas grandes, lo cierto es que en el minibásquet sumamos bastante niños, y eso proyectado a un futuro, nos daba la tranquilidad que en un futuro tendríamos la cantidad buscada. Eso, sumado a quienes se seguían acercando, nos permitió presentarnos en la actual temporada completos en la tira”, explica Neme luego de culminada la temporada en el Nivel 2 de la conferencia oeste, donde consiguieron, de manera trascendente, instalar a uno de los equipos en la final de división.

Con respecto a ese logro, expresa:

“Hoy, la verdad, estamos muy contentos por la cantidad de chicos, desde el minibásquet hasta juveniles. Si bien el objetivo principal era este, también se acompañaron con resultados; deportivamente nos fue bien no nos podemos quejar. Casi todas las categorías pasaron la primera ronda de playoffs y los cadetes accedieron a la final, perdiendo por solo tres puntos contra Defensores de Hurlingham”,

Junto a él, el cuerpo de entrenadores lo completan Edgardo Maslatón en el Mini, y Fernando Lamela Lago con las primeras masculina y femenina.

Hubo un detalle que resalta el mérito de estos equipos: como el club está haciendo las reformas en la cancha, entre ellas la colocación del piso flotante, tanto las últimas jornadas como los encuentros de eliminación directa, lo hicieron en otras canchas.

“No solo el hecho de jugar como visitante esos encuentros, sino también el no poder entrenar; cuando se comenzó a reformar la cancha, en los primeros días de noviembre, salvo unos amistosos, disponíamos de un solo estímulo por semana, además de jugar los sábados. Entonces, nos pasó durante casi un mes, de vernos solamente de un partido al otro; eso hace más valioso el desempeño de ellos y la verdad se terminó notando esos contratiempos, tanto en el cansancio como el desgaste. No pudimos mantener el ritmo contra equipos con quienes estábamos a la altura para enfrentarlos, pero las ventajas físicas jugó a favor de ellos. De todos modos, no queremos dejar de lado el objetivo principal; obviamente cuando tiene la oportunidad de jugar una final, quiere ganar. Pero como les dijimos a los chicos, no debíamos olvidar que hace apenas dos años atrás, administrativamente perdíamos todos los partidos, porque no completábamos”, comenta Neme.

Un 2017 completamente positivo: es la primera vez que una Primera de Centro Español consigue un título (campeón de su conferencia), finalistas con los U17, son logros que reflejan el trabajo sostenido en la rama masculina, ya que desde el femenino, la institución posee ya desde hace años una base más sólida y consistente.

Junto a ello, la remodelación de la cancha, con piso y tribunas nuevas, lo cual seguramente decantará como atractivo no solo para renovar el entusiasmo de quienes están, sino el incentivo a otros chicos por acercarse, y de esa manera acrecentar la cantidad, y por ende, la calidad.

“Fue una sorpresa para todos cuando nos informaron el inicio de todas esas obras nuevas. En principio, uno no piensa que vendrán chicos de otros clubes, pero obviamente, puede suceder; hoy día, disponer de un piso flotante no pasa por tener un lujo, sino una necesidad. Ayuda a desarrollar un mejor juego, prever lesiones; los chicos no ven la hora de poder volver a jugar en su cancha, tenemos más de un centenar y ya estamos abocados a la tarea de darle una mejor calidad de entrenamientos, más horarios, preparación física”, asegura.

Enclavado en una zona donde se respira básquet, sabe que la segunda etapa del proyecto no será sencilla.

“Tenemos varios clubes con muy buen nivel cerca (Ramos Mejía, Estudiantil Porteño, Club Morón, Deportivo Morón, Argentino de Castelar, entre otros), jugando en grandes niveles, pero disponemos de jugadores con capacidad para jugar. Debemos trabajar mucho y fuerte, pero no es un dato menor, aquí podemos hacerlo con comodidad; la comisión directiva apoya en todo, no hay presiones, cumplen con todo lo pautado”, puntualiza.

Ya con la mirada puesta en su cuarta temporada, menciona sus sensaciones y próximas escalas de objetivos.

“Cuando llegamos, el masculino estaba bastante desarmado; por eso, junto a Edgardo y quien estaba en ese entonces en el femenino (Damián Sosa), comenzamos a trabajar de manera mancomunada, ser uno, y desde allí, buscar el crecimiento social, deportivo. Progresivamente lo logramos; de allí, crecer en cantidad y buscar el mejoramiento de quienes estaban. Ahora, vamos por crecer en la competencia; los chicos están muy motivados y eso da pie para encarar el 2018 de otra manera”, señala.

Alejandro Neme, entrenador de las formativas en Centro Español. Una institución que culmina un gran 2017, tanto desde la competencia, como en infraestructura. El año entrante podrán disfrutar de lo conseguido y apuntar a mejorar, ya instalados en su cancha nueva, uno de los sueños cumplidos, para el club de Haedo.