Independiente gritó campeón en la Copa de Oro

Por
Actualizado: diciembre 20, 2017
Independiete-CopadeOro-2017

El Rojo de Avellaneda se quedó con el título de la Copa de Oro, tras doblegar en el juego decisivo a Universidad de La Matanza y de esta manera pudo saldar una cuenta pendiente de la temporada pasada, ganar el Final Four y además de rubricar otro gran año del básquetbol de Independiente que arrancó con un gimnasio totalmente renovado y se coronó con otro festejo del equipo de primera división.

“Dejamos el nombre de Independiente bien arriba”, acuñó esta frase el capitán del equipo, Nicolás Nunzio, quien charló con FeBAMBA tras la alegría del campeonato y describió sus sensaciones sobre este nuevo logro con el club de sus amores.

“Las sensaciones que tengo son las mejores, terminar el año saliendo campeón con mis amigos y con la camiseta que amo, hace que sea único y gratificante por donde se lo mire. Nos sacamos una espina del año, demostramos que somos un grupo muy unido y que si nos lo proponemos podemos jugar de igual a igual con cualquiera”, enfatizó Nunzio sobre lo que significó para este título a nivel personal.

A la hora de analizar a un plantel campeón, el talento, la unión y el sacrificio son los tres elementos que se combinan para generar una mística ganadora y por eso, teniendo en cuenta esos tres ítems, Nicolás definió cual fue el más preponderante en Independiente. “La unión para nosotros fue fundamental, comenzamos el año apuntando a la Copa Metropolitana, pero nos nos salieron las cosas, jugamos mal la primera parte del año y ahí fue cuando afloró puertas adentra la confianza del grupo. Confiar en el compañero fue nuestra clave para ganar la Copa de Oro”, subrayó.

En la final se impuso a Universidad de La Matanza por 75 a 62 en un juego donde Independiente lo dominó casi de principio a fin. Haciendo un análisis del encuentro, el capitán rojo expresó: “Dominamos la mayor parte del partido, logramos hacer nuestro trabajo, que es defender duro y pegar en los momentos claves. El cansancio y los nervios de estar jugando una final influyeron por momentos, pero creo que el gran tercer cuarto que tuvimos fue contundente y fundamental para que podamos ganar el juego con cierta tranquilidad”.

A pesar del objetivo cumplido y con la ambición de querer un poquito más, Nunzio hizo referencia a la sensación agridulce que dejó no haber podido clasificar a la Copa Metropolitana. “Quedó es sensación agridulce que podíamos haber entrado en la Metropolitana y pelear más arriba, pero sin dudas que salir campeón con Independiente nunca es un premio consuelo. Teníamos equipo para más, pero no arrancamos bien el año y eso nos costó, aunque sin dudas que sirve de aprendizaje para arrancar con todo el año que viene y volvernos a poner objetivos bien altos”, remarcó el base quien ya sueña con un Independiente peleando los más alto del básquetbol porteño.

Independiente está de pie señores, un grande de FeBAMBA que volvió a gritar campeón y viene pidiendo pista para nuevas metas, la estructura y el equipo lo avala para soñar en grande en el 2018.

FOTOGRAFÍA: Gentileza Mayra Westre