Reconocimiento a la nueva camada de árbitros de FeBAMBA

Por
Actualizado: abril 4, 2018

En la tarde del martes se celebró en las instalaciones del club Obras Sanitarias la entrega de diplomas para los nuevos árbitros surgidos de la escuela de FeBAMBA. El evento contó con la presencia de la cúpula dirigencial de la federación, encabezada por su presidente Fabián Borro, el vicepresidente Javier Castelao y la presidenta de la AFMB, Graciela Spiazzi. El acto estuvo conducido por Juan Carlos Moglia, secretario de la federación, quie estuvo acompañado por Carlos Presas, director de la Escuela de Arbitros, donde ambos fueron los encargados de ir nombrando uno por uno a los galardonados.

Esta fue la cuarta camada de jueces originados en la Escuela de Árbitros, una entidad que viene creciendo año a año, con más de 200 jóvenes promocionados y con muy buenas perspectivas de desarrollo a futuro. Además, se complementó con el debut de Karina Bacarelli en la Liga Nacional de Básquetbol, hecho que ocurrió en el partido entre Olímpico de La Banda y Quilmes de Mar del Plata, convirtiéndose en una de las tres mujeres que formarán parte, por primera vez en la historia, de los colegiados en la Liga Nacional de básquetbol masculina.

Al término de la entrega de los respectivos diplomas a cargo del presidente Fabián Borro, se brindó un discurso agradeciendo a cada uno de los recibidos y otorgándoles expreso apoyo para la próxima etapa en su carrera arbitral.

“Tenemos una enorme satisfacción. Estos chicos que hoy se reciben de árbitros podrán seguir vinculados al deporte, en algunos casos también podrán seguir jugando y otros se postularán como oficiales de mesa. Lo importante es no perderlos y que participen del básquetbol, entendiendo todos juntos que el arbitraje forma parte del juego. Con orgullo hoy podemos decir que gracias a este proyecto, no hay más paros en la federación y el básquetbol no se detiene, el compromiso nuestro es siempre seguir para adelante”, expresó Borro en relación al significado que la Escuela de Arbitros tiene para el desarrollo de los torneos en el ámbito porteño.

En muchas ocasiones, las crisis fuertes obligan a decisiones extremas como la sucedida hace un tiempo donde tuvo que recurrirse a idóneos para arbitrar los juegos ante la huelga impuesta por la Asociación de Árbitros de Capital Federal.

Analizando en retrospectiva esa situación y apuntando hacia el presente con la escuela en marcha, el presidente manifestó: “La verdad que es una escuela que está creciendo mucho, ya hemos pasado los 200 alumnos recibidos y todos participan de los torneos. Vuelvo a mencionar que es una de las tareas de la federación que en su momento se delegó a quien no tendría que habérselo otorgado y hoy, con los tiempos superados, la Asociación de Árbitros es una entidad amiga que trabaja mancomunadamente con nosotros. Es el deseo de todos que esto siga creciendo y generando nuevos jueces”.

La “futbolización”, por citarla de alguna forma, al comportamiento del público en las canchas de básquet, sobre todo en edad de minibásquet o formativas es un tema que no pasa desapercibido para Borro, siendo también una de las cuestiones cruciales que se tratan en los cursos de la escuela, enseñando qué rol debe cumplir un juez cuando se presentan situaciones de violencia.

“Creo que lo actitudinal o por otro lado el ´enseñar´, deteniendo un partido para mostrarle o indicarle a los más pequeños aquello que no se debe hacer en una cancha es algo fundamental, que por supuesto se trabaja en la escuela. Se debe hacer un trabajo en conjunto con los clubes para que no haya comportamientos hostiles en la cancha, sobre todo cuando se llega a fin de año y se juegan partidos definitorios. Es una lucha en la que hay que estar muy alerta y atentos porque siempre esta esa persona maleducada que falta el respeto en algún estadio”.

La igualdad de género en todos los ámbitos de la vida es una cuestión que tiene cada vez más peso en la sociedad argentina y sin quedarse afuera, la Liga Nacional también da ese paso, nombrando a tres mujeres para dirigir en la competencia más fuerte del básquetbol argentino. Entre ellas,  Karina Bacarelli, surgida de la Escuela de Árbitros de FeBAMBA, genera orgullo en todos los que llevaron adelante el proyecto: “Es una enorme satisfacción que una jueza surgida de nuestra escuela pueda dirigir la Liga Nacional, es un premio al trabajo de ella misma como árbitro y a la escuela, con Carlos Presas a la cabeza. Fue algo que generó mucha emoción tras ser comunicado”.

También se expresó el vicepresidente Javier Castelao, quien hizo referencia al crecimiento de la escuela sin olvidar el momento en el que se decidió tomar ese camino: “Es un proyecto que nació de una desgracia que tuvimos con la vieja Asociación de Árbitros, que nos paró un torneo a doce horas del inicio. Por eso, con buen criterio y a partir de ese momento, se tomó la directiva de armar nuestra propia escuela, la cual hoy está dando sus frutos, ya que aparte de los árbitros que tenemos en categoría superior, este año incorporamos los jueces de minibasquet. Ya tenemos 198 inscriptos y como dato saliente este sábado debutarán 139 árbitros de Mini en los torneos de FeBAMBA”.

A su vez, agregó que “estamos por el buen camino, dejamos en manos de Carlos Presas la escuela, algo que es una garantí. Ahora contamos con nuestra escuela con árbitros propios y los chicos ya no se queden sin jugar los fines de semana”.

Juan Carlos Moglia, otro de los dirigentes con muchos años de experiencia en la federación, ponderó por sobre otras aristas el crecimiento sostenido de la escuela arbitral: “Se viene desarrollando con éxito, es una entidad que nos hace bien a todos y nutre al básquetbol de nuevos árbitros. Las oportunidades se dan de acuerdo a las capacidades de cada uno y el empeño que le ponga cada chico para progresar en el arbitraje”.

Además, Moglia subrayó el empuje de la dirigencia para crear este proyecto hecho realidad: “La escuela es una idea que siempre estuvo latente, la crisis hizo que saliera a la luz este proyecto que seguramente va a continuar avanzando. Tenemos el deseo de que dentro de las universidades se puedan dictar cursos de árbitraje de básquetbol. Hay entidades interesadas como la Facultad de Avellaneda, ya hubo algunas charlas para ver qué se podía hacer y cómo. La idea es ampliar la base de jueces de FeBAMBA y que cada vez haya más chicos con ganas de seguir el oficio de árbitro”.

Los proyectos continúan tomando color en FeBAMBA, aquellas ideas de tiempos atrás, hoy son una realidad palpable y bienvenidas en todo el básquetbol del ámbito metropolitano, con una proyección en franco crecimiento y muy saludable para todo los amantes del deporte.