Talleres de Escalada, un rival que se asoma en el Sur

Por
Actualizado: abril 12, 2018

Talleres de Escalada siempre fue un equipo muy competitivo en la zona sur, pero con una curva descendente pronunciada de la institución llegó hasta el cese de la actividad hace ocho años atrás. La pelota naranja dejo de picar en el club y la pérdida del básquet fue un golpe duro de asimilar, sin embargo, como en todo proceso, tocar fondo te lleva a juntar de fuerzas para reagruparse y volver.

Así fue la cuestión en Talleres, la dirigencia que se hizo cargo en el club de la mano de Taraborrelli, con mucho esfuerzo empezó a levantar todas la actividades, incluido el básquet. Rodrigo Noriega, entrenador de la primera, llegó al club en 2012 para dirigir en las inferiores y de alguna manera aportó su granito de arena para levantar la disciplina y retornar a las competencias oficiales.

En una charla con FeBAMBA, Noriega expuso sus sensaciones de aquel entonces tratando de levantar el básquet y ahora, con todo más normalizado, nos contó sobre las expectativas del equipo de primera división para esta temporada que recién arranca.

“Desde el 2012 el club creció muchísimo en infraestructura y para nosotros tener la cancha renovada fue un envión  muy grande que nos permitió posicionarnos mejor en la zona. En lo deportivo, arrancando desde la Primera “D” se hizo una inversión importante para poder conformar un buen equipo que nos permita ir subiendo de categoría. Lo conseguimos en el primer año, ascendiendo y después con la reestructuración pudimos mantenernos en la competencia fuerte y a partir de ahí comenzamos a darle mucha importancia a las inferiores, primero buscando cantidad de chicos, para contar con un flujo constante de jugadores, un núcleo duro que no se van a ir, que son fijos y les gusta la actividad siendo parte. Una vez se establezca eso vamos a ir por la calidad para poder seguir creciendo”, detalló Noriega sobre lo que fue el regreso de Talleres al básquetbol porteño.

Un dato aliciente para este 2018 es la incorporación de dos categorías, una primera Flex y el equipo de más 43 correspondiente al máxibasquet, un detalle ponderado por el entrevistado: “La incorporación de estos equipos habla de lo establecido que está el básquet en el club y que cada vez suma más gente que quiere participar independientemente del lugar en el que le toque jugar”

En lo que respecta a la primera división, Talleres viene de jugar dos años consecutivos la Copa de Oro con buenas campañas y según Noriega la idea para este torneo es poder dar un salto de calidad en cuanto a competencia: “El objetivo nuestro pasa por llegar a la Copa Metropolitana, competir en el más alto nivel de FeBAMBA y después si analizar la posibilidad de jugar la Liga Metropolitana, pero eso pensándolo para el 2019 o 2020″.

En este nuevo desafío, Talleres pudo armar un plantel equilibrado con buen juego perimetral e interesante centímetros para la pintura. Con la satisfacción de estar a gusto con su plantel, Noriega resaltó:” Este equipo es el que más me gusta desde que estoy dirigiendo a la primera porque tenemos un jugador específico en cada posición y no tenemos que improvisar con cambiar de puesto a ninguno. Es bueno que cada cual se siente cómodo en su posición y se sienta a gusto cumpliendo el rol que le toca. Además cuento con un plantel largo, lo cual es importante para afrontar cualquier torneo, el único inconveniente que estamos pasando es que debido a la coyuntura social y económica obliga a que algunos de los chicos no se pueda comprometer tal como se había hablado desde un principio”.

Se viene un renovado Talleres para esta temporada, con un equipo que pinta firme de atrás para adelante como pide su entrenador, combina experiencia con juventud para dar batalla en la conferencia sur y sorprender a más de uno en su camino trazado hacía la élite de FeBAMBA