Copello, un colegio de vida y básquetbol

Por
Actualizado: mayo 15, 2018

La frescura de Rodrigo Camagni refleja su felicidad por ocupar un lugar clave en el desarrollo de los basquetbolistas de Colegio Copello como es el Minibásquetbol.

“Nos gusta trabajar bastante el tema de que los chicos compitan para generar personas competentes, que se puede ganar y que se puede perder como en la vida y que aprendan de cada derrota. Si bien cuando uno triunfa también uno incorporará correcciones, suelen pasar más desapercibidos los errores en esas instancias”, argumentó el entrenador.

“Siempre hago hincapié en los tres valores que me dieron a mí cuando fui jugador a esa edad y quiero que se lo lleven para el básquetbol y para cada aspecto: la responsabilidad (llegar temprano a las prácticas y a los partidos, si faltan hay que avisar), el respeto al grupo, al profesor, al árbitro y al equipo rival en día de competencia, y la humildad. Acá no generamos a ningún tipo de estrella”, apuntó con especial fuerza en relación a las condiciones sine qua non para ser parte del club.

En ese sentido, relacionado con la pertenencia de Copello y la esencia, el director técnico contó: “Hacemos jornadas de básquetbol con campamentos cuando no tenemos partidos y los días de competencia de la Primera Flex, donde juego, vienen a verlos en gran cantidad. Sin dudas eso sirve para que ellos se proyecten hacia el futuro y que aspiren a estar ahí en algún momento. Se nota el orgullo de cada chico de pertenecer a Copello”.

“Todos trabajamos y tiramos para el mismo lado, acá nadie tiene un problema de egocentrísmo. Mi vida completa de Mini sucedió en los pasillos de este colegio y sinceramente ha sido excelente, se disfruta de cada instante”, valoró.

“Nosotros tenemos hasta Preinfantiles solamente a alumnos del colegio, por lo que el básquetbol la pueden elegir desde salita de cuatro años y yo los tengo en toda esa etapa. En consecuencia, la formación del jugador y de la persona es diferente, al caso que conmigo comparten nueve años de vida”, detalló Camagni.

En ese sentido resaltó que el modo de enseñanza es “muy diferente” en comparación al resto de las instituciones que compiten en FeBAMBA por la vinculación del deporte con el colegio.

Finalmente, Camagni apuntó a “aumentar la cantidad de jugadores” para este temporada que está “transitándose” y la posibilidad de ser el “único deporte federado” ayuda para con esa finalidad.