La inmensa ilusión de Federico Copes

Por
Actualizado: junio 5, 2018

Jueves a la noche, y ya se siente en el clima la llegada fuerte del otoño. Los Indios visita a Estudiantil Porteño por la fecha correspondiente al Torneo Superior de Conferencias. En el conjunto dirigido por Flavio Ampuero, integrado por los jóvenes del club, está Federico Copes, un U17 que aún, hasta el próximo lunes 18, tiene apenas 15 años. Y que en su progreso permanente en las formativas del Indio, le ha llevado a tener la convocatoria para integrar la preselección argentina de cadetes, que desde este martes concentrará en Santa Fe, y una vez conocida la lista definitiva de doce jugadores, una gira por México, para luego disputar el Mundial, el cual se llevará a cabo en nuestro país, tanto en la ciudad mencionada como Rosario.

“Estoy muy entusiasmado y con muchas ganas de integrar el plantel de los doce definitivos. A la vez pensando que fue una gran experiencia haber estado todo este tiempo concentrando con una categoría mayor a la mía, y con grandes talentos; siempre buscando algo con que mejorar mis aspectos dentro de la cancha y aprendiendo de mis compañeros y entrenadores”, expresa Fede en el comienzo de la semana, donde por la noche tendrá un partido postergado de su categoría con Los Indios ante Casa de Padua.

Nació el 18 de junio de 2002, por lo que es su primer año en U17. Como mencionó, es menor a la mayoría de sus compañeros en la preselección, y por eso se le pregunta que ha aprendido de ellos en este tiempo.

“Aprendo cosas tácticas, hay más contacto físico y muchas horas de entrenamiento, cosa que nos ayuda a crecer como equipo y en lo individual a cada uno, el ser un año menos trato de no darle importancia y trabajar día a día para ganarme el puesto”, responde.

Y agrega con respecto a su posición dentro de la cancha.

“Juego de alero en mi club, pero puedo jugar de escolta también, y a veces de base, ya que Flavio me quiere hacer practicar todas las posiciones. De chico me gustaba mucho llevar la base, a pesar de ser alto en U13 jugaba allí, pero ya en U15 fui alero”.

Comenzó a jugar básquet a los seis años en Defensores de Moreno, y a los diez recaló en su actual club.

“Al jugar con compañeros mucho más grandes, me sentía incómodo; además de que Los Indios estaba mejor formado como institución”, admite.

Hijo de padres deportistas, siempre vivió en Moreno.

” Mi familia estuvo siempre relacionado con el deporte, mi mamá (Roxana) hacía natación, y mi hermana (Candela) y papá (Osvaldo) hacen voley”, señala este jugador de 1,98.

Con relación a lo que viene, explica:

“Este martes salgo para Santa fe, y vamos quince jugadores; concentramos dos semanas y en caso de quedar entre los doce, hay una gira por México de cinco días. ahí volvemos a Rosario y nos quedamos concentrando hasta el 30 de junio, cuando comienza el Mundial en la misma ciudad de Santa Fe”.

Sabe que quedar en la lista final no es tarea sencilla, y por eso viaja con la idea de dar todo lo mejor de si, esforzarse en cada momento, y tener los méritos para que el cuerpo técnico nacional lo considere. Las ilusiones están a flor de piel.

“Si obvio, es imposible no estar ilusionado; todos los días pensando si vas a estar o no, esperando un mail, con ganas de ir a entrenar todos los días, de superarme día a día. No se como explicar lo que se siente pero me pasó en el torneo cuando fuimos a Turquía este año con la U16, y más emocionante debe ser estando en tu casa y con tu familia en la tribuna. La verdad es algo increíble que no quiero dejar pasar”, expresa con firmeza.

Se le pregunta sobre cómo toman este momento suyo sus profesores y compañeros de colegio.

“Estoy en quinto año, estudio en el Instituto Gines de la Quintana; la verdad me apoyan en todo, los profesores y el director me entienden cuando me acerco a hablar de mi situación, me preguntan cómo me está yendo todo el tiempo. Mis compañeros también me ayudan a la hora de pasarme las tareas cuando estoy en concentraciones con la Selección, y la verdad que me va bien, a pesar de tener muchas faltas tengo todo aprobado, y eso es lo más importante”, afirma.

En relación a la temporada con Los Indios, comenta:

“Este año nos tocó una zona difícil, pero nos va muy bien; ya estamos clasificados a la siguiente fase, pero hay que seguir entrenando porque se viene una etapa más dura contra los mejores equipos de FeBAMBA”.

Para el final, una reflexión sobre sus proyectos y anhelos en el básquet.

“Vestir la camiseta de la Selección te abre muchas puertas y opciones, pero siempre con humildad y los pies en la tierra, entrenando todos los días, escuchando a todos los que me corrigen algo. Siempre hay algo por mejorar y con eso se puede llegar a cualquier lado que me proponga. Sueño con llegar al mejor nivel en el básquet”, dice.

Federico Copes, jugador de Los Indios, quien desde hoy martes, integra la preselección argentina U17, que desde fin de mes participará del Mundial a desarrollarse en nuestro país. Y este alero viaja con la valija llena de ilusiones por estar ese día y representar a la Argentina con la celeste y blanca en el pecho.