Federico Rellihan, el artillero de Villa del Parque

Por
Actualizado: junio 19, 2018

Basado en la propuesta de equipo joven y combativo, sosteniendo una idea de juego y un proyecto a largo plazo, Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque vuelve a incursionar en la Liga Metropolitana con el objetivo de ganar experiencia y medir fuerzas contra equipos armados para campeonar.

Con un registro de tres victorias y tres derrotas, haciéndose fuerte de local (invicto), los dirigidos por Zilla tiene bien en claro a lo que apuestan, intensidad defensiva y mucha movilidad ofensiva buscando con paciencia la mejor opción. Si de ataque se refiere, el faro ofensivo del equipo es sin dudas Federico Rellihan, el alero viene haciendo gala de su lanzamiento y casi sin “despeinarse” es segundo goleador del torneo con un promedio de 24.83 puntos por encuentro.

Rellihan es surgido en el minibasquet de Imperio Juniors, donde hoy juega su hermano mayor (Ignacio), pero desde segundo año de infantil ha recalado en GEVP para no salir más, al menos por ahora. En un mano a mano con el departamento de prensa de FeBAMBA, Rellihan analizó el presente del equipo, detalles a corregir en cuanto a la cuestión colectiva, actuación personal y también dio un indicio de lo que sueña para su futuro dentro del básquet.

– ¿Qué lectura haces del presente de GEVP en la Liga Metropolitana, con que te quedas con lo bueno de haber ganado los tres juegos de local o te hace ruido no haber conseguido victorias fuera de casa?

– La verdad que balance que hago de la primera ronda es bastante bueno, pudimos pelear en todas las presentaciones, pudimos ganar partidos importantes como Sarmiento, Social, Deportivo Morón equipos que sumaron nombres importantes para luchar bien arriba. En las derrotas nos quedó sabor a poco, ya que no estuvimos finos en lo defensivo, un aspecto del juego en el que nos destacamos y no estuvimos a la altura como para poder llegar con chances a los cierres de juegos.

– En el último juego, en Monte Grande, sufrieron la peor derrota ¿Mérito de Monte Grande o falencias importante de GEVP?

– No estuvimos enfocados para hacer nuestro juego y se dio también que ellos pudieron contar con todas sus jugadores y a partir de la confianza de Fraga fueron dominando. No estuvimos atento con el rebote defensivo, sabemos que no tenemos tanta altura abajo del aro y por eso tenemos que estar lúcidos para bloquear al adversario, no pudimos hacerlo y ahí se nos fue escapando el partido.

– Sabiendo que es difícil ganar fuera de casa ¿Porqué crees que Parque baja el rendimiento como visitante, es algo a tener en cuenta?

– Sinceramente no lo atribuyo a una cuestión de localía, de hecho tenemos a “la peligrosa” nuestra banda que nos acompaña a todos lados y hacen que no seamos tan visitantes cuando jugamos afuera. Son todos rivales duros, difíciles, pero las derrotas se dan por cuestiones del día, momentos de los partidos y no por la condición de ser locales o visitantes.

– ¿Consideras positivo lo que realizó GEVP en la primera ronda y al haber enfrentado a todos los equipos, sabiendo más o menos como juegan, que objetivo se ponen para lo que resta de la Liga Metropolitana?

– Siempre es positivo tener participación en este tipo de torneos, por la calidad de jugadores que hay, el roce que vas ganando partido tras partido. Somos conscientes que no tenemos un equipo para campeonar, pero vamos a dejar todo para llegar lo más lejos posible, no tenemos un objetivo concreto en este torneo solo ganar confianza y experiencia que nos sirva para años posteriores.

– En lo que respecta a tu juego, estas con mucho goleo y se nota tu entendimiento rápido con Luciano Canzutti, el único refuerzo. ¿Es algo que se dio naturalmente o tienen jugadas para que él pueda hacerte llegar el balón?

– Si la llegada de Lucho Canzutti nos da mucho, es un jugadorazo con muchísima experiencia y calidad en el nivel de juego. Con Lucho se vuelve todo más fácil para mi, es un gran asistidor y tiene una rapidez para decidir impresionante, solo hay que estar con los ojos abiertos y aprovechar el espacio, la bola te llega justa para anotar. Cuando terminan los juegos siempre le agradezco en chiste ‘como me está dando de comer’, trato de que no se quiera llevar todos los méritos, pero la verdad que se lo merece.

– En el juego ante Deportivo Morón anotaste 43 puntos ¿Cómo viviste ese partido, fue el partido soñado para vos?

– Generalmente trato de no pensar mucho en las estadísticas, pero particularmente para un tirador fue un partido soñado contra Morón, la tiraba para arriba y entraba, por suerte sirvió para que el equipo gane y eso es lo importante. Una anécdota que me quedó de ese juego fue que Juanpi (Juan Pablo Zilla, entrenador de GEVP) lejos de felicitarme me recalcó que estuve muy flojo en defensa y sinceramente tuvo toda la razón, por eso si bien me gusta estar prendido en ataque, me esfuerzo mucho para poder dar más en defensa y contribuir también en ese aspecto.

– Estas como segundo anotador del torneo ¿Te fijas en ese apartado individual, te gustaría ser el goleador de la competencia?

– Como dije antes, trato de no estar muy pendientes de los números, tener una buena planilla no es sinónimo de jugar bien. En Parque buscamos siempre el juego asociado y la química grupal por sobre lo individual, por eso que si tuve un buen rendimiento, pero el equipo no pudo fluir el juego colectivo no me quedo contento.

– Con este torneo que estás teniendo ¿Tenes pensado en un futuro próximo animarte a un torneo nacional, buscar dar el salto de calidad en un Torneo Federal o Liga Argentina? 

– Si, lo pienso bastante, tengo una deuda conmigo mismo con respecto a dar un pasito más. No me vuelvo loco, se que las cosas se van a dar a su tiempo y sé que me voy a dar esa oportunidad, por ahora trato de centrarme en lo que está pasando con Parque que es muy bueno.

Federico Rellihan, un talento que va cobrando vuelo, pero con los pies en la tierra, el goleador piensa como juega, con mucha tranquilidad disfruta el presente y sueña con una paso más a futuro, mientras tanto engalana cada jornada de la Liga Metropolitana con su prestancia para anotar ante quien se le ponga enfrente.