Dos hinchadas, una misma pasión

Por
Actualizado: agosto 18, 2018

“Dale, dale, dale Ve, hoy te vinimos a alentar, para ser campeón, hoy hay que ganar”, con esa canción irrumpió la gente de Institución Sarmiento en su ingreso a la cabecera sur del Templo del Rock mientras aún se desarrollaba el partido por el tercer y cuarto puesto de la Liga Metropolitana.

Y mientras se produjo la entrada del grueso del público de Santos Lugares comenzaron a desplegarse las banderas y a sonar los bombos al ritmo de los cánticos. “I. D. F. Sarmiento”, se leyó en una de los “trapos” más imponentes de la tribuna, con una largo y ancho prominente.

“Vamos, vamos Verde y Negro, vamos a ganar, yo te sigo a todas partes a donde vas, cada vez te quiero más”, fue otro de los hits de la gente de Institución Sarmiento.

De esta manera, los más de mil hinchas se hicieron sentir durante todo el primer tiempo para empujar a su equipo, en una tribuna que contó de muchos adultos pero también de nenes y nenas que llegaron al Templo del Rock con la ilusión de ver ganador al club de sus amores.

Por otro lado, la gente de Ramos L.T.C. se acercó al barrio porteño de Núñez de la misma manera y con el mismo fervor desde el minuto cero del cotejo aunque la ubicación fue la platea norte.

“Ramos, vos sos mi vida….lo más grande de la Argentina…”, arrancaron los fanáticos que se acercaron de la zona Oeste del Gran Buenos Aires, acompañando sus gritos con palmas al unísono.

La gran final de la Liga Metropolitana de Básquetbol se cerró con un marco extraordinario y con un comportamiento ejemplar por parte de las dos hinchadas, que cada una a su manera dejó en claro el amor por los colores.