Repercusiones de los familiares sobre el Encuentro Argentino

Por
Actualizado: octubre 24, 2018

Los Encuentros Argentinos de Minibásquet son una auténtica fiesta nacional, donde no solo convergen el entusiasmo de los miles de pequeños, quienes como los auténticos protagonistas, disfrutan ese momento. Además del desfile (en esta oportunidad, la cancha de Platense), durante el fin de semana largo, aprovechan a jugar junto a sus compañeros de siempre, y en la mayoría de los casos, mostrarse como excelentes anfitriones de quienes llegan desde otros lugares geográficos del país.

Junto a ellos, sin dudas la emoción de los padres, quienes los acompañan y empatizan con la felicidad y alegría de sus hijos. Y en ocasiones, alguno de los progenitores, reflejándose en ellos, cuando tenían su edad y también inscribieron sus nombres como participantes de los Encuentros.

En esta última opción, está Gabriela, integrante de la familia Gabarini, quien junto a su esposo Juan, dijeron presente en Vicente López, para acompañar a la mayor de sus hijas, Julieta, quien con escasos siete años, juega al básquet en Claridad, y con sus compañeritas desfilaron por la cancha, además de jugar en la tarde junto a otros equipos. Su madre fue jugadora de Vélez, y logra entender plenamente todas las sensaciones de ella.

“Esto lo viví varios años como jugadora de premini y mini en Vélez; en aquellos años se hicieron los Encuentros en el Club Español, y me tocó viajar a Entre Ríos, Córdoba y Mendoza. Sin dudas ver a mi hija ahora me transporta a esos años. Incluso se lo comentaba a mi esposo, que de chiquita, todo me resultaba mucho mas grande, ver tanta gente, y ahora me toca a mi estar en la tribuna, viéndola desfilar, y recordar que yo pasé por todo eso”, señala mamá Gabriela, mientras la pequeña Julieta la escucha con atención.

Sobre estos Encuentros, se le pregunta como madre y jugadora de esos años, que rescata de los mismos. “Siempre se lo dije a él (mirando al marido), que nuestras hijas hicieran algún deporte colectivo, que se relacionen con otros chicos, que se integren, porque eso  es lo más lindo. Me gusta el deporte individual, pero los grupales son mas lindos,y por eso queríamos que Julieta hiciera uno de ellos; y en el caso de estos eventos, la posibilidad de relacionarse y conocer chicos de otros lugares. Porque comparten con ellos, sabiendo que no compiten, y en muchos casos no los volvés a ver”, señala.

Juan no es del ámbito del básquet; lo conoció a través de la madre de sus hijas (la familia la completa Sofía, de tres años), y ahora, mediante su niña mayor, se integra al mismo. “Fue una experiencia muy buena y linda, yo no soy del palo del básquet, y me llevé una hermosa sorpresa, quedé sorprendido. La propuesta me entusiasmó mucho; es la primera vez que participo, y esperemos hayan varias más”, expresa.

Con una esposa ex jugadora, y la mayor de sus hijas dando sus primeros pasos en Claridad, sin dudas el básquet se convertirá en uno de los temas recurrentes en su hogar. “El básquet me gusta de por si, pero en realidad lo que me gusta del deporte, es los valores como la amistad, la familia, el respeto. Y se que en el club donde estamos, encontramos lo que estábamos buscando para nuestra hija”, afirma.

La Familia Gabarini, una de las cientos que dijeron presente en Platense. Y una de las miles que son parte de la fiesta del Mini.